Antonio Cabezas de Manzanedo y Paredes

Nace en Don Benito el 9 de diciembre de 1826, siendo bautizado el día 11 del mismo mes y año con los nombres de Antonio José. Hijo del matrimonio formado por Juan Cabezas e Isabel de Paredes. Nieto por parte paterna de Antonio Cabezas Manzanedo (natural de Villanueva de la Serena) e Isabel Sánchez Cabeza Redonda; por la materna, de Ramón de Paredes y Josefa Rodríguez

Habiendo obtenido el grado de Bachiller en Leyes en la Universidad de Sevilla, el 16 de octubre de 1847 solicita matricularse en la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Madrid, iniciando ese mismo año sus estudios de jurisprudencia y finalizándolos y obteniendo su título de Bachiller en Jurisprudencia en 1850. En Madrid estuvo residiendo en el número 3 de la calle de Barrio Nuevo.

El día 22 de marzo de 1851 recibe el título de Licenciado en Jurisprudencia, ejerciendo la abogacía durante 7 años y medio.

Comienza a ejercer como abogado el 1 de enero de 1853, desempeñando esta función hasta el 24 de octubre de 1855. Volvería a ejercer como abogado el 10 de Julio de 1856 sin interrupción hasta finales de 1860. Durante el bienio de 1859 y 1860 fue suplente 2º de Juez de Paz y, el 1 de enero de 1861, toma posesión del Juzgado de Paz de Don Benito, para cuyo cargo fue nombrado por el Regente de la Audiencia Territorial de Cáceres el 16 de diciembre de 1860. Así mismo, haciendo uso de Real Licencia el Juez de 1ª Instancia del Partido Judicial de Don Benito, se hizo cargo Antonio Cabezas de Manzanedo del referido Juzgado de 1ª Instancia desde el 1 de enero hasta el 6 de febrero de 1861.

El 20 de febrero de 1861 escribe a S.M. la Reina exponiéndola que se encontraba “en aptitud de poder desempeñar uno de los Registros de Hipotecas que deberían crearse en todos los Partidos Judiciales”, con arreglo a las prescripciones de la Ley de ocho de febrero de 1861, y suplicándola le nombrase Registrador de Hipotecas del Partido Judicial de Don Benito.

A los 34 años de edad, por Real Orden de 19 de diciembre de 1861, fue nombrado Registrador de la Propiedad de 3º clase de Don Benito, prestando juramento de dicho cargo el 28 de enero de 1862. Renuncia el 15 de julio de 1877 al cargo Registro de la Propiedad de Fonsagrada (La Coruña), del cual era electo por Real Orden de 11 de junio de 1877. El día 17 de julio del mismo año, el Rey acepta la renuncia de su cargo; lo hace exponiendo “que, a causa del mal estado de mi salud, no me es posible emprender el viaje indispensable para tomar posesión de indicado Registro…”.

En 1877 expresaba Antonio, al Ministro de Gracia y Justicia, que llevaba más de dos años padeciendo del estómago. A pesar de emplear los medios científicos de la época para corregir el problema del estómago, solamente obtenía en ocasiones algún alivio, especialmente en épocas de temperatura fría. Según el Licenciado en Medicina D. Juan José de Sosa, padecía “una flegmasía crónica del aparato digestivo, caracterizada por digestiones lentas, falta de apetito, lengua saburrosa, ligeras neuralgias y frecuente mateorismo, o sea desarrollo de gases, algo molestos”.

Contrae matrimonio con Consuelo de Torre-Isunza y Alguacil-Carrasco en Don Benito, el día 5 de septiembre de 1873.

En 1873 toma posesión del cargo de Mayordomo de la Virgen de las Cruces, Patrona de Don Benito. Estuvo al frente la mayordomía hasta el año 1885. Con fidelidad y buen acierto desempeñó su cargo; ya anciano y abrumado por los muchos problemas que vinieron sobre él a la muerte de su esposa, se vio forzado a desprenderse de todos los cargos sociales y benéficos, dedicándose entonces a sus asuntos personales.

Tras el fallecimiento de su benefactora esposa el 1 de junio de 1876, Antonio se convierte en su único y universal heredero. Se hace cargo de que se lleven a cabo las peticiones que su esposa dejó escrito en testamento.

El día 1 de Julio de 1879, Cabezas de Manzanedo toma posesión como Alcalde de Don Benito.

Su primera propuesta como Alcalde de Don Benito, y quizás una de las más importantes para la Ciudad, fue la de construcción de una Plaza pública, que acabaría denominándose como Plaza de Manzanedo. Dicha propuesta la realizó basándose en que “siendo de absoluta necesidad, en esta población, la apertura de una plaza de abastos que reúna las condiciones indispensables de comodidad para los vendedores y para los compradores, al mismo tiempo que otras circunstancias que la higiene aconseja, viéndose exponer por los vendedores en la plaza pública de la constitución y en el suelo, los artículos de más necesidad por carecer de medios para otra cosa, lo cual no puede menos de ser repugnante a la vista y tal vez en circunstancias dadas, perjudicial a la salud”.

En el año 1841, el Alcalde José Álvarez Roldán urbaniza el espacio creado por las edificaciones de la actual Plaza de España, construyendo un Paseo público arbolado, permitiendo por los laterales el tránsito de carruajes de toda clase. Pero quien realizó una autentica mejora fue Antonio Cabezas de Manzanedo, quien almohadilló su muro perimetral con piedras de granito abujardado en sillerías, sobre la que fijó una afiligranada verja de hierro, puso asientos del mismo material en la zona central, sustituyó el antiguo pozo por una bomba y tres grifos dorados, ubicados en su parte sur, adornó con elegantes castillejo la caseta del guarda del mismo, ensanchó el paseo aumentando sus puertas de entrada y encauzando las aguas estancadas. También la dotó de alumbrado público instalando artísticas farolas.

Así mismo, Antonio Cabezas de Manzanedo adelantó el dinero, 12.000 reales, para los instrumentos de una banda de música.

Banda de Música de Don Benito del año 1890

La construcción de la Iglesia de Santa María comenzó en 1881 bajo el mecenazgo de Doña Consuelo de Torre-Isunza. El 20 julio del año 1881 el Ayuntamiento de Don Benito en su sesión ordinaria, aceptó la licencia para la construcción de dos Iglesias y un Hospital: una de estas Iglesias fue la parroquia de Santa María, la otra fue la parroquia de San Juan; el Hospital se llamó “de San Antonio”.

Por acta notarial del 1 de Julio de 1888, levantada a requerimiento de D. Antonio Cabezas de Manzanedo, heredero y esposo de Dª Consuelo de Torre-Isunza, se dio por terminada la obra, siendo reconocida por el Delegado del Sr. Obispo, el cual la encontró bien terminada y provista de todo lo indispensable para el culto divino. En el solar donde está situada la Iglesia, hubo anteriormente una ermita bajo la advocación de San Gregorio. Se construyó la Iglesia con el nombre de Nuestra Señora del Consuelo, en perpetua memoria de su benefactora doña Dª Consuelo de Torre-Isunza. No se procedió a su bendición por orden del Sr. Obispo por haber promovido Antonio Cabezas de Manzanedo, litigio sobre derecho de presentación y patronato; litigio que llegó hasta el Tribunal de la Rota, que dio la razón al Sr. Obispo. En 1896 el templo abrió al culto como parroquia y disponía de tres altares, el mayor tenía en la hornacina central una imagen de vestir de Nuestra Señora del Consuelo y a los lados dos ángeles, en el crucero estaba el altar de San Antonio y a la izquierda del mismo el de San José. Posteriormente se erigieron dos altares más: uno debajo de las tribunas de la izquierda, dedicado a la Magdalena y otro a la derecha dedicado al Santo Cristo, ambos costeados por los sacerdotes Don Tomás Sánchez y Don Ambrosio Tejado. Fue consagrada en 1896, siendo su artífice principal el cantero villanovense López Madera.

La misma procedencia que la anterior tiene la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, que fue terminada el 31 de mayo de 1888 y abierta al culto en el año 1900, después de algunas divergencias.

El 11 de agosto de 1881 daría fin el mandato de Antonio Cabezas de Manzanedo como Alcalde de la Ciudad de Don Benito, lo hacía tras ser aceptada su dimisión.

En 1888 le fue concedida la Gran Cruz de Isabel la Católica, una justa recompensa a sus desvelos, su patriotismo y constante afán, que dio por resultado una era de reformas, progresos y adelantos en la Ciudad de Don Benito.

Edificio que albergó el Ateneo

El 17 de Abril de 1892 se fundaba en Don Benito un Ateneo Científico-Literario; fue elegido como primer Presidente del mismo Antonio Cabezas Manzanedo, acompañado por Pedro León Donoso-Cortés como Vicepresidente, Florencio Alguacil-Carrasco y José de Sosa Parejo como Vocales, el joven abogado Luis Hermida Villelga como Secretario General, Adolfo Almazan Anillo como Secretario de Actas, Anselmo María Álvarez como Vicesecretario, Domingo Fernández como Tesorero-Contador y Aureliano Álvarez Riego, Director del periódico local La Prensa, como Bibliotecario.

El Ateneo se encontraba situado en la calle de Doña Consuelo Torres; disponía de un bonito edificio, con planta baja y principal, salas de conferencias, todo adornado con gusto y en donde los socios podían pasar agradablemente las horas del día.

Tal y como quedó su esposa en testamento, el Hospital de San Antonio y Oratorio comenzó a erigirse a continuación de su fallecimiento, aunque no puedo ser en el sitio donde quería la donante (“quiero y es mi voluntad que la casa de la calle de Palacios señalada con el número dos de gobierno que hace esquina a la de Cuna, y en la actualidad está sirviendo a la Guardia Civil de cuartel, se dedique a un Hospital, tal cual está…”), por impedirlo las leyes sanitarias de la época. Cabezas de Manzanedo fallecía en el año 1896 sin poder cumplir en esta parte la voluntad de su señora, ejecutando las obras y terminándolas en el año 1911 la sobrina y heredera de Antonio Cabezas de Manzanedo, Doña María Antonia Valadés y Cabezas de Manzanedo y su esposo D. José de Sosa y Parejo.

Plano original realizado para construir el Hospital de San Antonio

Nombró como sus herederas a sus sobrinas, María Antonia y Concepción Valadés y Cabezas Manzanedo, la primera casada con José de Sosa y Parejo.

Fallecía el 7 de mayo de 1896, siendo sepultado al día siguiente en el nicho número 36 de la Manzana de San Antonio, serie A, del actual Cementerio Municipal de “San Antonio”. Ese mismo día fueron inhumado los restos mortales de su esposa, Dª Consuelo de Torre-Isunza, descansando así ambos en el mismo lugar. El 1 de abril de 1906, los restos mortales del matrimonio fueron inhumados y trasladados al panteón número 6 de la Manzana de Santiago, donde actualmente se encuentran junto a los restos de D. Juan José de Sosa y Martín, D. Antonio de Sosa y Parejo, Dª Josefa Fernández Trejo y D. Juan Cabezas Manzanedo (éstos cuatros últimos con anterioridad yacían en otros nichos del mismo Cementerio).

Daniel Cortés González

FUENTES

– RAMOS RUBIO, J.A.: “El arquitecto Vicente Paredes, representante del eclecticismo extremeño, arquitecto en la construcción de la Iglesia Parroquial de Santa María de Don Benito”, en Boletín de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, Tomo XXI, año 2013, páginas 667-683.

– Sierra Velázquez, J.B.: “Plaza de España de Don Benito”, en revista Ventana Abierta, año 1990, páginas 35-40.

– Crónica de Badajoz, Año XI, Número 974, 23/07/1877, página 2.

– La Correspondencia de España, Año XXVIII, Número 7170, 23/07/1877, página 1.

– La Discusión. Diario Democrático de la Mañana, Año XXV, Número 708, 13/08/1881, página 3.

– Crónica de Badajoz, Año XXIII, Número 1960, 13/10/1888, página 2.

– Crónica de Badajoz, Año XXVIII, Número 2101, 08/08/1891, página 2.

– El Liberal, Año XIV, Número 4688, 22/04/1892, página 3.

– El Orden, Año V, Número 208, 07/06/1892, página 2.

– Archivo Histórico Nacional, FC-Mº_Justicia_Reg_Propiedad, Signatura 349, Exp. 129.

– Archivo Histórico Nacional, Universidades, Signatura 3732, Exp. 21.

BIOGRAFIA PUBLICADA EN EL LIBRO “BIOGRAFIAS DOMBENITENSES II”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s