Antonio Martín-Romo Sánchez

Nació en Don Benito el 5 de agosto de 1932.

Antonio Martín-Romo ya sentía de joven las tendencias artísticas, siendo sus comienzos entre los 9 y 12 años, cuando garateaba con picón o tiza por toda la acera de la calle. Su padre, al ver sus habilidades artísticas, le matriculó en la Escuela Elemental de Trabajo, más conocida como Escuela de Artes y Oficios, donde inició sus inquietudes artísticas. Tenía unos 14-15 años cuando fue matriculado. Allí estuvo hasta que le llegó el momento de realizar el servicio militar.

Fue su profesor en los Talleres de Dibujo Artístico, Talla y Modelado el pintor Juan Aparicio Quintana, Maestro de toda una generación de artistas. A los 20 años consigue el 2º Premio Nacional de Talla en el VI Concurso Nacional de Formación Obrera, celebrado en Madrid.

Antonio Martín-Romo formó parte de la Banda de Música de la Escuela de Trabajo, creada en 1952; formó parte de ella al tener conocimientos de solfeo y manejo en el saxo, que le había enseñado su tío José Martín. Llegó a dominar el clarinete y el violín. Con estos conocimientos, entró a formar parte de la Orquesta del Circo Price, viajando por toda España y conociendo a la famosa trapecista “Pinito de Oro” que, años más tarde, le invitó a trabajar en la Inauguración de una Sala de Fiestas muy conocida en Gran Canaria, permaneciendo allí varios meses.

En el año 1959 se enrola en una de aquellas orquestas que en los años 60 amenizaban matinés y nocturnos en las salas de fiestas madrileñas. Se ganó la vida con el saxofón y un buen día tuvo el orgullo de ingresar con uno de los grandes músicos de la época, el trompetista villanovense Andrés Moltó. Con la orquesta de Moltó viaja por Turquía y el Líbano; eran los años finales de las grandes orquestas.

De regreso a Madrid, vende sus instrumentos musicales y oposita al Banco, donde se hace bancario, “que no banquero”, como dice él mismo. Pero el gusanillo artístico volvió a surgir. Volvieron a él recuerdos infantiles de viejas calles de Don Benito emborronadas en sus juegos por pinturas con carbón y sus tallas en madera que hiciera en la Escuela de Artes y Oficios. Prueba suerte y se especializa entonces en la acuarela, demostrando un alto nivel artístico y convirtiéndose en una de las primeras figuras nacionales en esta área.

Asentado en Madrid, empleado en un banco durante las horas de la mañana, Antonio Martín-Romo dedica las largas tardes a la acuarela.

Contrae matrimonio el 23 de mayo de 1960 en la Iglesia Parroquial de San Sebastián, siendo Párroco D. Agustín Rufo, con Carmen Alonso Nicolás, con la que tiene dos hijos: Roberto y Alejandro Martín-Romo Alonso.

Fue una persona dotada de una sensibilidad fuera de lo habitual, una persona sencilla, humilde, pero, sobre todo, buena persona.

Ha participado en exposiciones colectivas como las de Caja Madrid (en varias ocasiones), Ayuntamiento de Madrid (Patio de Cristales, varios años durante la festividad de San Isidro), Palacio de la Virreina de Barcelona, exposición de Acuarelistas Españoles de Bilbao, Caja de Ahorros de Plasencia, etc…

Sus exposiciones individuales han sido, entre otras: Banco de Extremadura de Don Benito (en tres ocasiones), Real Club de Golf de Madrid, Hogar Extremeño de Madrid, Ayuntamiento de Villanueva de la Serena (donde solo vendió un cuadro y, por azares de la vida, fue a un dombenitense), Aula de Cultura del Ayuntamiento de San Lorenzo del Escorial, Galerías de Arte de El Corte Inglés de Madrid, Valencia, Zaragoza, Sevilla, Murcia, La Coruña, Málaga, Vigo, Bilbao, etc…, Galería Cañamero de Don Benito, Galería Rembrandt de Madrid (en dos ocasiones), Torreón de Lozoya de Segovia, Caja Madrid de Manzanares y Ciudad Real, Caja de Ahorros de Badajoz en Mérida, Almendralejo y Villanueva de la Serena, Caja de Ahorros de Ávila, Círculo Católico de Burgos y por último, en la sala de arte de la Casa de la Cultura de Navalcarnero.

El 15 de diciembre del 2007 la Casa de Cultura de Don Benito inauguró una exposición denominada “En el recuerdo”, estando visible para todos durante 15 días.  En la muestra se pudieron ver unas setenta obras. De ellas destacaban unas treinta acuarelas. También hubo veinte trabajos en plumilla, diez de lápices y ocho óleos. Agrupar todas estas obras fue una labor importante, pues muchas de ellas forman parte de colecciones privadas. Es sabido que Antonio Martín-Romo vendía muchos de sus cuadros. En total, 25 propietarios cedieron temporalmente obras del pintor dombenitense. Eduardo Gómez-Valadés, Comisario de la exposición, destacó “la transparencia de este artista que se mostraba tal y como era en sus obras; en ellas se hacía autorretratos”.

En Navalcarnero Antonio se sintió muy feliz, era muy respetado y le demostraban ese cariño, hasta el punto que le dieron el Premio al Mejor Amigo de Navalcarnero, premio que se otorga a personas reconocidas por su amor a la villa.

Falleció en Navalcarnero (Madrid) el 15 de mayo del 2007, donde pasó los últimos años de su vida.

Daniel Cortés González

FUENTES

– LOZANO SANTO, J.J. (2006): “Antonio Martín-Romo Sánchez. Tallista-Músico-Acuarelista”, en Antonio Martín-Romo Sánchez. “En el Recuerdo”, Ayuntamiento de Don Benito.

– Datos facilitados por Eduardo Gómez-Valadés Parejo.

– Datos facilitados por Carmen Alonso Nicolás, viuda de Antonio Martín-Romo Sánchez.

BIOGRAFIA PUBLICADA EN EL LIBRO “BIOGRAFIAS DOMBENITENSES II”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s