Herminio Alarcón Domínguez

Nació en Don Benito, en la calle de los Bueyes, siendo hijo del matrimonio formado por Manuel Alarcón de Soria, natural de Torre Nueva (Ciudad Real, Castilla-La Mancha) y de oficio aguador y herrero, e Inocencia Domínguez Vizcaíno, natural de Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real, Castilla-La Mancha).

Fueron sus abuelos paternos Juan Domingo Alarcón y Rita de Soria, naturales de Torre Nueva; los maternos, Fernando Domínguez y María Antonia Vizcaíno, naturales de Santa Cruz de Mudela.

Tuvo como hermanos a Amalio (Don Benito, 30.08.1826), Vicenta (Don Benito, 03.12.1828), Primo Feliciano (Don Benito, 09.06.1831), Ana María (Don Benito, 19.04.1833), Joaquín (Don Benito, 10.06.1835), Joaquín (Don Benito, 16.02.1838), Margarita Juana Nepomuceno (Don Benito, 16.05.1840), Pedro Ramón (Don Benito, 09.08.1844), María Antonia Dominga (Don Benito, 20.12.1846) y Laureano (Don Benito, 04.07.1849) Alarcón Domínguez.

Estudió como seminarista, en los frailes. Tales pasos le proporcionaron una buena cultura, que no supo aprovechar… pues, al parecer, la música era su norte y guía.

Formó parte de la Comparsa de Carnaval La Media Luna, de la cual era su Director.

Comparsa de Carnaval La Media Luna de Don Benito, año 1897. Herminio Alarcón sentado a la derecha de la fotografía, con bigote y sombrero

En el año 1900 es nombrado Director de la Banda Municipal de Música de Don Benito, cargo que ocuparía hasta el año 1929. Esta Banda ya contaba con miembros de cierto nivel musical, que venían de una banda consolidada y con un prestigio conocido dentro y fuera de la Región. Esto permitió al nuevo director trabajar un repertorio de más calidad y variedad.

El Ayuntamiento de Don Benito, estimulado por el panorama musical de la ciudad, apoyó estas actividades musicales creando una Academia de Música, situada en la calle Palacios número 15 (hoy calle de Dª Consuelo Torres), para el aprendizaje de los discípulos y los ensayos de la banda.

Banda Municipal de Música de Don Benito, año 1909

Herminio Alarcón compaginó su cargo de Director de la Banda Municipal de Música de Don Benito con su profesión de zapatero.

La Banda Municipal de Música de Herminio Alarcón participaba, no sólo en los actos oficiales, sino que también era requerida para los entierros de personalidades públicas. En el acta de la sesión plenaria del Ayuntamiento del 14 de febrero de 1913 se registra lo siguiente:

“[…] Se acuerda que la banda, con su Director D. Herminio Alarcón, acompañe los entierros de concejales y personalidades […]”.

El 10 de junio de 1926, en sesión plenaria la Corporación dombenitense acordó conceder 75 pesetas a Herminio Alarcón por los servicios prestados con motivo de la Feria, que tuvo lugar los días 15, 16 y 17 de mayo del mismo año.

El 29 de julio de 1926, fallecía el fundador de la Agrupación Socialista de Don Benito, Cecilio Gallego Blanco, a quien sus compañeros de partido dedicaron, en su multitudinario entierro en el cementerio civil, un sentido homenaje, en señal de reconocimiento y gratitud por la ingente labor que realizó en Don Benito en beneficio de las personas más humildes. Como ya indicábamos anteriormente, la Banda de Música dirigida por Alarcón acompañó al entierro.

A nivel profesional, Herminio se formó y adquirió los conocimientos musicales con su antecesor, Luis García-Cid Cortecero, al que sucedió en el cargo de Director de la Banda. El mandato de Alarcón en la dirección duró bastantes años, concretamente veintinueve. Herminio y su Banda son citados en varios artículos de revistas locales. Todos ellos aportan vivencias de esta agrupación musical y lo que representó para Don Benito.

Empuñaba o manejaba la batuta con perfección absoluta. Sentía la música de forma, casi sobrenatural.

Herminio Alarcón tomó a su cargo, desde muy joven, a un alumno destacado que sobresalía del resto, por sus aptitudes musicales. A consecuencia de la enfermedad y posterior muerte del Maestro Alarcón, el joven Claudio Miguel Gómez Paredes, con tan solo 27 años, se hizo cargo de la dirección de la Banda Municipal de Música de Don Benito. En principio, y a diferencia de Alarcón, Miguel comenzó con ella como formación particular, siendo los instrumentos de su propiedad al comprárselos a los herederos de Herminio Alarcón.

Cuando es proclamada la Segunda República Española, el 14 de abril de 1931, la Banda Municipal de Música de Don Benito llevaba ya dos años con un nuevo Director, tras la muerte de Herminio Alarcón. Esta nueva etapa fue, pues, continuación de la anterior.

Banda Municipal de Música de Don Benito, año 1930

La Banda de Herminio llevó a cabo conciertos sobre el elevado templete o kiosco del Paseo.

“[…] El Paseo. Desapareció hace poco tiempo. Forma rectangular con barandillas en sus cuatro costados y asientos de piedra en todo su perímetro. Separándole en tres partes existían asientos de piedra y en su centro geométrico se levantaba el quiosco de la música, donde la banda local bajo la dirección del maestro Herminio, jueves y domingos, daban conciertos para regocijo de unos y pretexto de salida de sus hogares a los jóvenes que buscaban su pareja en aquellas ocasiones […].”

“[…] En el centro, el kiosco de la música, elevado y sostenido por columnas de hierro fundido. Todo él del mismo material, con escalera, barandilla y plataforma. Y, sobre ésta, la Banda Municipal, que, bajo la dirección del maestro Herminio, amenizaba, jueves y domingos, nuestros paseos con toda clase de pasodobles, alguna zarzuela sencillita y el Sitio de Zaragoza, que oíamos embobados, esperando el solemne golpe de tambor que imitaba el cañonazo […].”

En Madrid le requirieron para actuar en alguna que otra Banda de Música, pero, por razones de salud, hubo de declinar estas ocasiones.

Hombre de buenos principios y un gran bigote, durante una de sus estancias en Badajoz, se cayó repentinamente por las escaleras del edificio de la Joyería Álvarez Buiza, llegando rodando hasta el sótano de la misma, entonces situada en el número 19 de la Plaza de la República.

Joyería Álvarez Buiza de Badajoz en los años 70 del siglo XX

Falleció en Don Benito en el año 1929, a consecuencia del accidente que tuvo en Badajoz. Su muerte dejó al pueblo de Don Benito sumido en una gran tristeza.

FUENTES:

-Archivo Parroquial de la Iglesia de Santiago Apóstol de Don Benito.

-COLOMO AMADOR, Carmen (2016): Don Benito como paradigma de la vida musical en Extremadura, Volumen I, Sociedad Latina de Comunicación Social, La Laguna (Tenerife).