Jesús Bonilla Mansilla (Gsús Bonilla)

Fotografía de Mónica Ferrero (2017)

Nace en Don Benito el 18 de noviembre de 1971, donde reside hasta 1975, que se traslada a Madrid.

En Madrid ha vivido siempre en “Vallekas”, donde, por diversas circunstancias, no cursó estudios superiores; aunque suele decir: que la calle, y la vida en ella, siempre parece ser mejor Universidad, será por eso que luce con orgullo el “aprobado raspado” en la antigua y extinta Educación General Básica, obteniendo así el “preciado” Graduado Escolar. Autodidacta sin remedio, siempre y desde muy joven escribió y vivió algo parecido a poemas, aunque, desde hace relativo poco tiempo y por medio de las nuevas tecnologías, decide darlos a conocer en diferentes foros y blogs de Internet, donde adopta su nombre de guerra: “Gsús Bonilla”. Es asiduo a las jam sessión de poesía que organiza las noches de los miércoles el Bukowski Club, del barrio madrileño de Malasaña, donde suele leer sus poemas.

Es miembro fundador de la Asociación Cultural La Vida Rima y colabora en las revistas de poesía “Es Hora de Embriagarse (con poesía)” y “Pro-vocación”.

Fotografía de Mónica Ferrero (2006)

Parte de su obra gráfica ha sido recogida y expuesta: “Espantasueños” (2004) en el Bassago House Club de Don Benito (Badajoz); “Theskomposiciones” (2007), “Punto G” (2008) en el Bukowski Club de Malasaña (Madrid); “Punto G” (2008) en el Centre Cívic Balàfia (Lleida).

Sus diseños, dibujos e ilustraciones aparecen en algunas de las publicaciones de editoriales como Baile de Sol (Tenerife), Escalera (Tenerife), Canalla (Madrid), Amargord (Madrid), Origami (Cádiz), Lupercalia (Alicante), Traspiés (Granada), Bartleby (Madrid); en revistas y fanzines como Es hora de embriagarse, Al otro lado del espejo, Groenlandia, Vinilia Trippers, Meando contra el viento, o en diarios como Público; así como en las paredes de la librería Vergüenza Ajena (Madrid); o la imagen para el 25º Aniversario de la librería Primado (Valencia).

En 2007, con tanto ajetreo, decide por fin embarcarse en un proyecto tardío y se auto-publica “El Forro”, poemario primero (edit. El Parnaso, Málaga 2008), una retahíla de poemas a punto de caducar. También ha sido incluido en las antologías Bukowski Club, jam session de poesía 06/08 (Ediciones Escalera, 2008), Versos para derribar muros. Poemas por Gaza (Los Libros de Umsaloua, 2009) y El tejedor en: …Madrid (La única puerta a la izquierda, 2010). Ha publicado poemas en diversos fanzines como “Cruce de caminos” y “SIBOLETH”. Gsús Bonilla es un poeta ajeno a las modas, o lo que es lo mismo, un tipo alto a su puta bola. Desde el año 2010 coordina la revista dedicada al cuento y el relato breve “Al otro lado del espejo” y forma parte del equipo de “Es hora de embriagarse (con poesía)”, revista poética.

Gsús Bonilla lleva años jugándosela con el diagnóstico de lo difícil, es decir, la huida del lugar común donde la mal llamada poesía proletaria parece haberse convertido en la mala conciencia del capitalismo y sus mecanismos tan poco simbólicos de dominación: la cárcel de la pobreza, el estigma de las clases humildes y la invisibilidad de los débiles. Gsús Bonilla es uno de los tipos más honestos y dignos de la república de las afueras, una consciencia básica como lo es su poesía de la reconstrucción crítica del porvenir.

Para alguien que nace en el seno de un establo no es tan fácil imaginar desde las troneras de palacio. Es la conciencia de clase lo que sigue, creo yo, queridas amigas, determinando el sujeto crítico desde el que la poesía ejerce su derecho de injerencia en la construcción del mundo, quien haya leído estos poemas habrá encontrado a una persona enfrentada al destino, no de liberarse de lo que ha sido, sino de en proceso de ser colectivamente el sueño pendiente de ser soñado. En esta época, adversa para todo imaginario que no haya encontrado su recompensa en la razón, la asamblea de voces que habitan la obra de Bonilla constituirá, literalmente, un definitivo encuentro con el lugar ético de la libertad, no ese adiestramiento en el serrín jurídico de las gramáticas de lo rentable, sino esa ilegal belleza que derriba desde la intuición cuanto la pragmática de lo sociológico nos tenía ofrecido. Y lo que el sistema, aunque siempre aplazado, ofrece, no es otra cosa que el fracaso como costumbre más arraigada del sueño… que toda la vida es sueño y los sueños son… pues no señor, el cuerpo del enigma es otro, no el yo lloriqueante del tímido contador de sílabas, no el adiestrado en el avallasamiento de los idearios políticos, no el deleznable cartógrafo de lo banal con pretensiones metafísicas; el sujeto del enigma, el protagonista espiritual del desafío es otro, es el cuerpo vivo del poema que frente al olvido del otro y la negación de su libertad, asume de manera radicalmente delicada la reivindicación del ser en su olvido y la memoria del olvido de ese olvido. Mal asunto si un poeta no es algo más que un individuo, y se encarna en la dimensión donde meditan en su condición de plantas, personas y animales.

Fotografía de Raquel Blanco (2015)

Gsús ha sabido hacerlo hasta con las ruinas del aire, desde la fundación misma del gran griterío astral, toneladas de poemas rellenos de crema chantilly, latidos y crepúsculos. Sus poemas nos hablan no del betún del que somos tan partidarios, no de la heterodoxa convergencia de los lenguajes neutrales que siguen regateando en el área de los poetas medio mantas y los copleros tuberculosos, no, amigas, los poemas de Gsús Bonilla hace mucho tiempo que dejaron de ser poemas para convertirse en seres voluntarios de la columna Durruti. La tarea imprescindible frente a la brutalidad del sistema y las psicopatologías de guerra. Gsús sabe que los pájaros del misterio cantan en el interior de uno mismo para ser escuchados en el oído de la compasión hacia otro… los poetas las putas los mendigos los que conocen el mester del alba y saben cosas inútiles que salvan… en fin, cuando se tiene como Gsús una madre preocupada de que uno no tenga frío, todas las razones del fuego, excepto una, quedan justificadas para el proyecto civil de la felicidad.

Fotografía de Federico Romero (2008)

Ha publicado El Forro (Edición de autor, 2007); Ovejas esquiladas, que temblaban de frío (Bartleby Ed, 2010); en 2011 Menú del día…A día (Baile del Sol, 2011); mi Padre, el rey (Ed. La Baragaña, 2012); aMoremachine (Ed. Escalera, 2013); Comida para perros (Baile del sol, 2014) y la compilación de haikus Gsusitos (Ebookprofeno, 2015). En 2016 publica los cuadernos de poemas Viga (Ediciones Liliputienses, 2016) y Anna (Ediciones del 4 de Agosto, 2016), que completan una década personal vinculado a la poesía y que ha quedado reunida y publicada, por la editorial vallisoletana “LaPenúltima”, en la antología: P.G.B -Poesía General Básica 2007/2017-. El cuaderno de poemas Un paraíso de orines (Agita Vallekas, 2019) y el cuaderno de excusas Aviario (AltoLibros, 2020) son sus últimas publicaciones.

Otras publicaciones, como el catálogo de aforismos ilustrados para la exposición La impecable actuación de la poesía para reducir a un hombre (Umbrales, 2014), el contralibro ficcionado El del medio de los Panero [Las apariciones apócrifas de Leopoldo María Panero] (Ed. Lupercalia, 2015) y el cuaderno de notas GardenJunkies (Tigres de Papel, 2017) se encuadran dentro su universo poético.

La particularidad de su poesía está recogida en: Poesía de la conciencia crítica 1987-2011 (Tierra de nadie Ed. 2013), el primer estudio riguroso y organizado de este movimiento de poesía contemporánea española, a cargo del Doctor en Filología Hispánica y crítico literario Alberto García-Teresa

Ha coordinado el libro colectivo sobre relato breve contemporáneo Al otro lado del espejo [Narrando Contracorriente] (Ed. Escalera, 2011), y en 2013, para la editorial Ya lo dijo Casimiro Parker, junto a José Ángel Barrueco, Disociados [Antilogía], libro entorno a la poesía de El Ángel, David González, Roger Wolf y Karmelo C. Iribarren, y que recoge una parte importante de sus respectivas obras.

En la actualidad coordina POéTIKAS, ciclo de poesía contemporánea y punto de encuentro cultural, en la librería La esquina del zorro, del barrio de Vallekas.

Un cartel del ciclo de poesía contemporánea Poétikas

FUENTES:

-BONILLA, Gsús (2014): La impecable actuación de la poesía para reducir a un hombre, Umbrales.

http://gsusbonilla.blogspot.com/

https://www.odiseacultural.com/2017/06/23/poesia-general-basica-gsus-bonilla

http://www.soypoeta.com/directorios/escritor/bonilla-gsus

https://www.lanuevacronica.com/gsus-bonilla-quiero-que-mis-poemas-recuperen-a-las-personas-sin-voz

https://issuu.com/alotroladodelespejo

http://enbuscadeitaca-ada.blogspot.com/2009/02/gsus-bonilla.html