José María de Peralta y Sosa

He recibido el encargo de escribir un artículo resumiendo la biografía de mi padre. ¡Qué gran honor para mí! ¡Cuánto agradezco este encargo! ¡Cuánto cariño y recuerdos para escribir estas líneas!

Memoria privilegiada, mente lúcida, enorme fuerza de voluntad, palabra inquebrantable, agradable conversador, hombre de bien, de espíritu noble, ¡cuánto echamos de menos tus consejos ahora!, ¡cuánto te echamos de menos!

Me vienen a la mente al momento los versos de Jorge Manrique:

“Amigo de sus amigos,

¡qué señor (…)!

¡Qué maestro de esforzados

y valientes (…)!”

Mi padre nació en Don Benito el día 3 de febrero de 1928, en el seno de una familia católica. Nació en casa, como ocurría entonces. Fue el menor de cuatro hermanos, Juan, Antonio, Manuel y él, José María. Sufrió, siendo muy niño, la brutalidad de la Guerra.

Empezó sus estudios en el Colegio del Santo Ángel. Siempre recordó que allí, la Hermana Berta les enseñó a rezar el Padre Nuestro en francés. Hizo la Primera Comunión con otros niños y niñas, entre los que estaba Florinda Chico. Preparó el ingreso en la Escuela de Don Ángel Valadés Verdú. Hizo el ingreso de Bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza de Badajoz, con el Tribunal formado por D. Ricardo Carapeto Zambrano, D. José López Prudencio y D. Joaquín Núñez Coronado. Cursó el Bachillerato en el Colegio de San José, donde tuvo como profesores a D. José Manzano Díaz, D. Gonzalo Redondo Repullés, D. Ángel Valadés Verdú, Dª Luisa Mellado Calvo, D. Antonio Rabanal, D. Ramón Quirós, D. Manuel Chamorro, D. Honorino Buendía Villalba. Cuando por decisión de la dirección del Colegio San José se cerró este centro, pasaron tanto profesores como alumnos al Colegio Corazón de María. Allí continuó cursando el Bachillerato hasta terminar Séptimo. En uno de esos años, a principios de curso, dejó los estudios y su madre le envió a trabajar al campo, como un empleado más. La cercanía y cordialidad que encontró con la gente del campo, la conservó toda su vida. Tras unos meses, por no disgustar más a su madre, volvió a los estudios y ya no los abandonó jamás. Compañeros suyos de entonces fueron Nicolás Galán, Vicente Manzano, entre otros muchos. La reválida no la hizo con el Colegio, sino que trasladó su expediente a la Universidad Complutense de Madrid, donde hizo el Examen de Estado.

Inició sus estudios universitarios en Madrid, simultaneando Derecho, Filosofía y Ciencias Políticas. Durante su vida estudiantil residió en pensiones madrileñas y coincidió allí con otros muchos dombenitenses, como sus hermanos Antonio y Manuel, sus primos Federico y Joaquín, sus amigos José Guillén, José Mera, Antonio Mena, etc. Vivió cerca del Ateneo de Madrid, donde pasó largas horas de estudio. Participó en el TEU (Teatro Español Universitario). Fue Alférez de Milicias Universitarias. Todo ello le permitió conocer a figuras relevantes de su tiempo, tales como Alfonso Paso, Adolfo Marsillach, Ramón Tamames, Manuel Fraga, etc., con quienes compartió buenos ratos. Supo aprovechar siempre el tiempo, tanto en los ratos de ocio y amigos, como en los ratos de estudio.

Se integró en la Universidad Central de Madrid, como ayudante de Cátedra de D. Santiago Montero Díaz, que fue su director de Tesis Doctoral. Impartió clases en la Facultad de Filosofía y Letras durante tres años, como Profesor Ayudante en la sección de Prehistoria, Historia y Filología Semítica. En esos años pasó de ser el octavo, a ser el primero de los ayudantes de Cátedra de D. Santiago Montero. Conoció a figuras destacadas como Tierno Galván, Gerardo Diego y otros.

Estudioso incansable, se presentó a trece oposiciones de las que ganó nueve. De esas experiencias conservó amigos para toda la vida, tales como Natalio Cruz Román, José María Blázquez Martínez, Francisco Presedo Velo, José Manuel Rubio Recio, Eloy Benito Ruano, Manuel Burillo, Alfonso Bullón. Todos ellos llegaron a ser catedráticos.

Con veintitantos años aún, optó por venirse a Don Benito, dejando su posición de profesor universitario de Madrid para poder acompañar a su madre que empezaba a estar enferma, siendo el primer Director del Instituto Donoso Cortés, lo que le permitió formar a numerosas generaciones de dombenitenses. Fue Profesor Titular de Geografía e Historia hasta 1966, Profesor Titular Numerario de 1966 a 1967 y Catedrático Numerario de Bachillerato de 1967 a 1978 en dicho Instituto. En 1961, al conocer la decisión ministerial que intentaba suprimir el centro al existir otro en Villanueva de la Serena, participó activamente con el Claustro de profesores para lograr la permanencia de la existencia del Instituto en Don Benito, consiguiéndolo. Siendo él el Director, el centro pasó de ser Instituto Laboral a Instituto de Enseñanza Media. Fue ininterrumpidamente Director del Instituto Donoso Cortés durante 24 años. Compañeros suyos en el profesorado del Instituto fueron D. Felipe Hernández, Dª Aurora López de Munaín, D. Agustín Rufo, D. Arturo Macías, Dª Isabelina, D. Matías, etc.

En 1960 conoció a mi madre, María del Pilar Reglado Rosado, de quién se enamoró y, tras un noviazgo de dos años, contrajeron matrimonio en 1962 en Guadalupe. Siempre fueron un matrimonio unido y feliz, ejemplo para nosotros. En esta familia nacimos mi hermana Carmen y yo.

Fue también Comisario de Excavaciones Arqueológicas. Intentó conseguir para Medellín un Parador Nacional. Resaltó la existencia de las ruinas romanas de Medellín trayendo para ello aquí figuras de relevancia nacional como D. Martín Almagro. La falta de fondos del momento no le permitió avanzar más, aunque siempre le apasionó la arqueología.

De octubre de 1978 a septiembre de 1980 fue Catedrático Numerario de Bachillerato en el Instituto Santa Teresa de Jesús, de Madrid. En 1979 fue miembro del Tribunal de Oposiciones al Cuerpo de Profesores Agregados de Geografía e Historia de Institutos Nacionales de Bachillerato. En 1980 fue miembro del Tribunal de Concursos de Traslado de Catedráticos Numerarios de Geografía e Historia de Institutos Nacionales de Bachillerato.

El 1 de octubre de 1980 inició su andadura como Catedrático en la Universidad de Extremadura, siendo Catedrático Numerario de Geografía e Historia en la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de EGB de Badajoz, que unos años después pasó a ser la actual Facultad de Educación. Fue, durante un tiempo, el Director de su Departamento en Badajoz. Cuatro veces fue designado miembro del Tribunal de Selectividad para Extranjeros, siete veces miembro del Tribunal de Selectividad de la Universidad de Extremadura. Dirigió la Revista Universitaria Campo Abierto, de la que fue cofundador. Para describir su paso por ella, transcribo las siguientes palabras publicadas en mayo de 2005 por D. Martín Guerrero (que en paz descanse), Secretario de la Revista.

“Querido José María:

La huella de tu saber hacer está impregnada en la Revista desde que tú la ideaste, tus preocupaciones en los momentos difíciles y tus inquietudes por mejorarla.

Desde 1996, año que comencé a compartir contigo esas preocupaciones e inquietudes, todo cuanto hemos vivido juntos es inolvidable: cómo preparábamos las reuniones solicitando ayudas económicas, o cuando buscábamos el mejor presupuesto para las ediciones, o cómo preparábamos los Consejos de Redacción.

Y ahora, aunque dejas voluntariamente la Dirección de la Revista, quiero seguir contando contigo como miembro del Consejo de Redacción.

Siempre hemos coincidido en todo, ha habido feeling, buen rollo, en términos juveniles, ha sido fácil por tu cortesía, tu exquisitez en el trato, tu educación siempre como bandera, tu cultura, toda tu persona es amabilidad. Difícilmente igualable es tu saber estar, he aprendido mucho a tu lado. Por ello GRACIAS de corazón, QUERIDO JOSÉ MARÍA.”

José María de Peralta y Sosa presentando la revista Campo Abierto en la Facultad de Educación

Fue uno de los catedráticos miembros del Claustro de la Universidad de Extremadura y uno de los defensores de la permanencia de la imagen de la Virgen de Guadalupe en el centro del escudo de dicha Universidad. Fue miembro de numerosos Tribunales de oposiciones y de Tesis Doctorales. Como Catedrático de Historia dependiendo del Departamento de Cáceres, fue profesor allí de numerosos cursos de doctorado. También fue profesor de la Universidad de los Mayores. La Universidad de Extremadura le otorgó ser Profesor Emérito.

Fue miembro de numerosas asociaciones científicas. Fue Individuo de Número de la Real Academia de Antropología y Etnología, Individuo de Número de la Real Sociedad Geográfica, miembro de la Asociación de Geógrafos Españoles, miembro de la Asociación de Amigos de los Castillos, Caballero de Yuste, etc. Fue autor de un libro de Geografía Económica que fue utilizado como libro de texto en los Institutos de toda España. Fue uno de los coautores de la Gran Enciclopedia Extremeña. También participó en la publicación de Extremadura EnClave 92. Participó en numerosos Congresos Nacionales e Internacionales (en Salamanca, Zaragoza, Londres, etc.). Publicó un sinfín de artículos de su incansable labor investigadora.

Todo ello no impidió que siempre tuviese una consideración especial hacia todo lo relacionado con su querido pueblo Don Benito, publicando con especial interés temas relacionados con su tierra, tales como “Aspectos urbanos del Plan Badajoz”, “Historia de la comarca de Don Benito”, etc. Siempre mostró su disponibilidad a participar en cualquier aportación solicitada por su pueblo. Así, colaboró con la revista Ventana Abierta, publicando allí varios artículos (en 1989, “Doña Consuelo Torre y su marco histórico”, conferencia coloquio que tuvo lugar el 27 de abril y que fue publicada en la edición de ese año. En 1991, “Los pueblos bárbaros y sus luchas en el Guadiana”. En 1992, “Presencia de los Visigodos en nuestra Comarca”. En 1993, “Albores de la presencia árabe en los márgenes del Guadiana (711-755)”; etc.). Fue Pregonero de la Semana Santa de Don Benito en 1998, Pregonero de las fiestas de Santiago en 2001, participó en la celebración del primer centenario de la fundación de las Iglesias de Santa María y San Juan, con la colaboración del Ilmo. Ayuntamiento de Don Benito, organizado por la Asociación de Amigos de la Cultura Extremeña, y mostró siempre su espíritu de estudioso incansable. Tuvo la suerte de estar en los actos del cincuentenario del Instituto Donoso Cortés. En su última enfermedad estaba trabajando en una publicación que le habían encargado, y que tenía ya bastante adelantada, precisamente sobre Donoso Cortés.

Sus compañeros de la UEx para él fueron amigos, tales como Florencio Vicente Castro, Borayta, Uriarte, Martín Guerrero, Francisco Pedraja, Julián Clemente, todos, un largo etcétera que le llenaba de orgullo. He podido comprobarlo nuevamente cuando en estos últimos días he hablado con algunos de ellos, me he acercado al Rectorado y a su Facultad, y he recibido el entrañable afecto de todos los que le trataron y conocieron. La relación que mantuvo con sus compañeros universitarios la conservó en todo momento.

José María de Peralta y Sosa (izq.) acompañado de sus tres sucesores inmediatos en la dirección del IES Donoso Cortés. Foto con motivo del cincuentenario del centro

Fue gran amigo de sus amigos. Así, cuando a la muerte de su amigo José María Sanz García le hicieron un homenaje en la Universidad Complutense de Madrid, le llamaron sus familiares para que él presidiese el acto junto con el Rector de la Universidad y dijese unas palabras. Su amigo Francisco Morón le pidió que escribiese el prólogo de alguno de sus libros. Su amigo Juan Bravo Cano le consideraba como un hermano, con una confianza plena en él, en los momentos buenos, así como en los tiempos difíciles de su vida. En Don Benito, además de la amistad de los ya mencionados, siempre tuvo también la de los hermanos Suárez de Venegas, Pedro Méndez Benegassi, Miguel Blanco, Manuel Manzano, Ernesto Pulido, José Romero, Jesús Mariño, Manuel Valencia, etc., su primo Pepe Peralta y sus demás primos, parientes, familiares y muchos más, incluidos antiguos profesores (como D. Félix Rodríguez) y alumnos suyos. Tuvo la suerte de contar con el entrañable afecto de muchos de los que fueron sus alumnos a lo largo de su vida, como Ramón Dávila, Pedro arias, etc. Así lo hago constar por haberlo oído y presenciado personalmente.

Fue un hombre profundamente dedicado a su profesión, con vocación docente, siempre animando a estudiar, a saber, a mejorar, a ser útiles a los demás en la vida. Dio constante ejemplo de que hay que esforzarse para seguir siempre aprendiendo y mejorando. Su vida le permitió crecer continuamente, y vivir una larga etapa profesional, fructífera y gratificante, culminada en la Universidad de Extremadura.

Mantuvo siempre su carácter firme, fiable, a la vez que cordial y jovial, de educación amable y cultura enorme, con los que se ganó la confianza, el cariño y el respeto de todos. Pocos meses antes de su muerte, D. Ángel Valadés Gómez publicó acerca de él en la Revista Asterisco y al conocer la noticia de su fallecimiento, escribió un artículo entrañable sobre él en el Semanario Vegas Altas. Asimismo, para reflejar el recuerdo imborrable que dejó, sus compañeros publicaron un artículo titulado “In Memoriam” en la Revista Campo Abierto. Por ello, desde aquí les envío mi profunda y sincera gratitud a todos.

En el ámbito personal, tengo que decir que siempre fue un defensor de la unidad y la paz familiar. Siempre estaba dispuesto a ayudar a quien lo necesitase en cualquier aspecto, animándonos a afrontar con optimismo cualquier dificultad. Supo compaginar su actividad profesional investigadora y docente, con la empresa familiar tan llena de vivencias, preocupaciones y alegrías. Para nosotros fue un ejemplo constante de estudio, trabajo y superación. Jamás las limitaciones de la salud de los últimos tiempos fueron capaces de mermarle el ánimo. Vivió una vida plena, con una profunda fe en Dios, y con un hondo amor a su mujer, hijos y nietos, que le quisimos y le seguimos queriendo de todo corazón. Dio ejemplo a todos incluso en los últimos momentos. Por todo ello, padre, desde aquí, ¡gracias!, y desde la fe que nos enseñaste, ¡hasta pronto!

Falleció en Don Benito en el año 2009.

José María de Peralta Reglado

BIOGRAFIA PUBLICADA EN EL LIBRO “BIOGRAFIAS DOMBENITENSES II”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s