Juan Aparicio Quintana

“Como labrador abrió el surco como una cama donde durmió la simiente que luego recibió la caricia del sol y del agua”.
Santos Yedro Fernández

autorretratoEl Maestro Juan Aparicio Quintana nació en Don Benito un 10 de Enero de 1907, fruto del matrimonio formado por Juan e Inocencia.

Procedente de una familia humilde con bastantes necesidades económicas, desde pequeño ayudó a sus padres en las tareas del pastoreo, hasta que sintió la llamada de la pintura. Su juventud transcurre realizando diversos trabajos, que le aportan dinero para poder comprar pinturas y satisfacer sus inquietudes artísticas.

Las cualidades artísticas no pasaron inadvertidas en la Ciudad de Don Benito. Personajes influyentes y poderosos de la Ciudad se convierten en sus protectores.

Tras conseguir una beca de la Diputación Provincial de Badajoz, compartida con el escultor Juan de Ávalos, para estudiar en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid, en el curso 1926-1927 obtiene Premio Extraordinario y Diploma por sus trabajos de Dibujo Artístico.

Tras regresar a Don Benito de sus estudios en la capital española, casa con Filomena García-Molina Sánchez-Collado, con quien tiene ocho hijos, de los cuales le sobreviven solo cinco: Aurora, Juan, Luis, Dolores y Joaquín Aparicio García-Molina.

Su labor como profesor en la Escuela de Artes y Oficios de Don Benito duró 26 años, siendo maestro de Antonio Gallego Cañamero, Antonio Reyes Huertas, José Gallego Sánchez “Pepe Sefui”, Pedro Casado García, Antonio Martín-Romo Sánchez (acuarelista), Antonio Martín-Romo Morales (pintor), etc.…

Su pintura ha sido de carácter realista, alegorías a la tierra extremeña.

Por encargos expresos, realizó obras religiosas, generalmente copias de artistas consagrados en el Museo del Prado de Madrid. Entre las más importantes tenemos el Retablo del Altar Mayor de la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol de Don Benito.

Sus obras se encuentran repartidas por toda Extremadura y, en algunos casos aislados, por el resto de España.

Su carrera como pintor se reduce a la lucha constante en el interior de su estudio, donde se recogía cuando terminaba sus clases en la Escuela de Artes y Oficios, y posteriormente, en la Escuela de Maestría Industrial.

Pintor introvertido en el ambiente familiar pero extrovertido en las relaciones con sus alumnos.

Como dicen sus hijos, “a Juan Aparicio le hubiera gustado vivir de la pintura y para la pintura, pero los accidentes sociológicos de la vida y la falta de decisión por su parte, por no querer alejarse de su tierra y su excesiva modestia y humildad, impedían esa lucha diaria que requería el triunfo en vida de sus obras”.

El Maestro Juan terminó sus días en Don Benito, la JUAN APARICIO EN 1924grandiosa Ciudad que le vio nacer. El terrible hecho que impidió el gran reconocimiento en vida de un verdadero genio de la pintura, tuvo lugar el 24 de Noviembre de 1964.

El 19 de Febrero de 1982, el Maestro recibe su primer homenaje, sería la inauguración de una calle con su nombre: “Calle de Juan Aparicio”.

El Ayuntamiento de Don Benito instituyó en el año 1989 la Bienal de la Pintura con el Premio Nacional de Pintura “Juan Aparicio”.

En el Pleno del Ayuntamiento de Don Benito correspondiente al mes de Diciembre de 2011, con los votos a favor del Partido Popular y en contra del Partido Socialista Obrero Español, se disolvía el Patronato del pintor.

Dicho patronato tenía como objetivo recopilar la obra del artista y contribuir a la difusión local, regional y nacional de la colección Juan Aparicio.

El 2 de Junio de 1995 se colocó un busto del Maestro Juan Aparicio, obra de Juan de Ávalos, en una de las arterias principales de la Ciudad en reconocimiento a su trabajo.

Como bien indica en una pequeña biografía el Cronista Oficial de Don Benito, Diego Soto Valadés, “Juan Aparicio es figura eminente de la pintura y el arte en Don Benito, representa toda una etapa en la vida de nuestra Ciudad, sin estridencias”.

La familia Aparicio García-Molina, deciden que “toda la obra que nuestro padre dejó el día de su muerte, incluidos cuadros sin terminar, bocetos, etc… será cedida al pueblo de Don Benito para que éste la tenga permanentemente expuesta en una sala al efecto, para que los ciudadanos de dentro y fuera conozcan su obra artística, puesto que la humana se encargan ya de darla a conocer los alumnos que tuvieron trato con él, los amigos, etc.…”.

La donación del legado del artista ocurre tras la inauguración en Junio de 1995 del busto del pintor, y durante trece años estuvieron esperando a que el consistorio se hiciera cargo de la obra.

El 22 de Enero de 2008, los hijos de Juan Aparicio toman la decisión de retirar la donación al Ayuntamiento de Don Benito, el motivo de esta decisión fue la falta de interés del propio consistorio, así como la del propio Alcalde de Don Benito.

Es una pena que el “Legado de Juan Aparicio” no sea valorado como se debe, puesto a los ojos de todos, para su disfrute; ya que como plasma el especialista en arte D. José Fernández Perdigón, el Maestro Juan Aparicio “es la figura clave en el arte contemporáneo de esta localidad”, “…ya es hora de valorar a esta gran figura, a la que sólo su escaso interés por la posteridad y la fama, han recluido a permanecer en la sombra tanto tiempo”.

FUENTES
SOTO VALADÉS, Diego (1999): Juan Aparicio Quintana (1907-1964), en Biografías Dombenitenses (entre los siglos XIX-XX).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s