Juan Donoso-Cortés y Fernández-Canedo

“Donoso Cortés fue una de las mentalidades más grandes con que contó España en aquella época; fue la representación multiforme de la inteligencia moderna. A Donoso Cortés le vimos recorrer la excelsitud de su grandeza, ora siendo secretario de la Reina, diputado del pueblo, embajador, poeta, filósofo, humanista, político, académico y gran abogado.”

Antonio Carrasco Fernández (1929)

1.- Introducción.

A lo largo de la historia, la gran mayoría de localidades españolas han dado a luz hijos ilustres. En el caso de Don Benito, son innumerables los hijos ilustres que ha dado a luz nuestra hoy Ciudad. Desde principios del siglo XVI hasta mediados del siglo XVII, son muchos los dombenitenses que ostentaron un papel destacado en el Nuevo Mundo: Alonso Martín de Don Benito, García de Ávalos, Diego Cortés, Álvaro de Mendoza, García Martínez Cabezas, Francisco Calderón de Robles, Alonso Cabezas de Herrera, Pedro Gómez de Don Benito, etc… Ya en el siglo XIX y XX nos encontramos con hijos ilustres como pueden ser Ana Solo de Zaldivar, Consuelo de Torre-Isunza, Francisco Valdés, Juan Aparicio, Florinda Chico, José Manzano, Cañamero, Antonio Martín-Romo Morales, Francisco y Eusebio Donoso-Cortés, etc…, pero para mí, quizás, solo hay un hijo ilustre de Don Benito que, a día de hoy, nadie puede superar su figura y su papel en la vida social, política y cultural de Don Benito y, sobre todo, de España; me estoy refiriendo al político, filósofo y escritor Juan Donoso-Cortés y Fernández-Canedo, primer Marqués de Valdegamas, Diputado en las Cortes españolas, Secretario Particular de la Reina Isabel II, Ministro Plenipotenciario, miembro del Consejo Real, miembro de la Real Academia Española, etc…

2.- Nacimiento y ascendientes.

Por casualidades de la vida, o quizás por los hechos históricos, en el Valle de la Serena se inscribe un 6 de mayo de 1809 el nacimiento de Juan Donoso-Cortés y Fernández-Canedo, imponiéndole el Cura Rector de la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol de Don Benito, don Gaspar Matías Obeso, los nombres de Juan Francisco Manuel María de la Salud.

La Lid Catolica 05-09-1894

A mediados de marzo de 1809, el ejército francés invade Extremadura en la llamada Guerra de la Independencia. Tras la derrota que sufrieron las fuerzas dombenitenses en la Batalla de Medellín, acaecida el 28 de marzo del mismo año, muchos son los ciudadanos de Don Benito que huyen hacia el Sur. La familia Donoso-Cortés se dirige a la finca de Valdegamas, de su propiedad, que se encontraba en el término municipal de Don Benito, al lado del Valle de la Serena. Es en el cortijo de la finca donde nace nuestro ilustre personaje. Aunque su nacimiento se registró en la Iglesia del Valle de la Serena, Juan Donoso-Cortés nació en Don Benito, dentro en su término municipal. 

Donoso era el segundo de los once hijos habidos del matrimonio formado por Pedro León Donoso-Cortés y Recalde Pavón, Abogado de los Reales Consejos, diputado provincial de Extremadura y Alcalde de Don Benito en dos ocasiones, y María Elena Nicolasa Fernández-Canedo y Fernández-Canedo.

Fueron sus hermanos Juan Josef (1808), Pedro María (1811-1847), Manuel Anselmo (1812-1892), Francisco (1813-1877), María Josefa (1814), Antonio (1816-1818), Ramón Domingo (1817-1872), Elena Josefa (1820-1823), María Manuela (1821-1895) y Eusebio Víctor (1823-1876).

Juan Donoso Cortés. La Ilustración, periódico universal. 14 de mayo de 1853

La familia Donoso-Cortés desciende del matrimonio formado por Alonso Moreno e Inés Cortés, una de las hermanas del Conquistador de México. Los descendientes de este matrimonio tomaron el apellido materno, el Cortés, hasta que, por vínculos matrimoniales, el apellido Donoso aparece a mediados del siglo XVI. No será hasta mediados del siglo XVII cuando Juan Donoso, tataranieto de la hermana de Hernán Cortés, tomó como segundo apellido el primero de su abuelo paterno, de ahí que fuese también conocido como Juan Donoso Cortés. A partir de aquí todos sus descendientes serán conocidos por el apellido compuesto de “Donoso-Cortés”, por lo que podemos decir que aquí se formó la unión de los dos apellidos, convirtiéndose en uno solo compuesto. Este Juan Donoso Cortés fue el tatarabuelo del padre del político, filósofo y escritor, el primer Marqués de Valdegamas.

3.- Etapa de estudios.

Donoso pasa su infancia en Don Benito donde, además de las primeras letras, aprende latín y francés.

En 1820 marcha a estudiar a Salamanca, donde únicamente estuvo un año. Al siguiente, en 1821, pasa a estudiar a Cáceres, concretamente en el Colegio de San Pedro. En 1823 Donoso realiza solicitud para trasladarse a estudiar a Sevilla, siendo autorizada su solicitud el 19 de enero de 1824, debiendo presentar los certificados que acreditasen los dos cursos de Jurisprudencia que realizó en Cáceres, con el fin de tener acceso al segundo curso de Leyes en Sevilla. El 22 de octubre de 1825 Donoso se graduaba de Bachiller en Leyes, siendo aprobado. En el curso 1825-1926 asistió a la Academia de Oratoria. Desde 1826 hasta 1928, Donoso asistió a una Academia particular en la que “se reunían 6 o 7 jóvenes de brillantes disposiciones a pensar y escribir en verso y en prosa, sin más directores que ellos mismos”[1]. En 1828 se traslada a Madrid para completar su formación.

4.- Familia.

Tras completar su formación en junio de 1929, se traslada a Don Benito, donde estuvo  hasta octubre del mismo año, momento en el cual se traslada a Cáceres para enseñar Humanidades en el Colegio de San Pedro.

Aquí en Cáceres contrae matrimonio, en la calle Solanas nº14 (Casa de la familia García-Carrasco), el 20 de enero de 1830, con Teresa de Jesús García-Carrasco y Gómez-Benítez. ¿Cómo se conocieron? Quizás fuese en 1828, cuando Donoso frecuentaba en Madrid la casa de Juan José García-Carrasco y Gómez-Benítez.

Donoso y Teresa tuvieron en Cáceres, el 24 de octubre de 1830, a su única hija, María Josefa Rafaela Petra Donoso-Cortés y García-Carrasco.

Teresa García-Carrasco y Gómez-Benítez, esposa del primer Marqués de Valdegamas, miniatura de retrato propiedad de la Condesa de Santa Olalla. Revista de Estudios Extremeños

En 1832, Donoso se establece en Madrid, comenzando en este momento su vida política. A primeros de diciembre Donoso y su familia abandonan Madrid para pasar la primera quincena, las Navidades, en Cáceres, con la familia de su mujer. Es aquí cuando su hija, de casi dos años, contrae una enfermedad, falleciendo el 28 de diciembre de 1832.

5.- Etapa política.

A su regreso a Madrid, en febrero de 1833, es nombrado oficial segundo de la Secretaría de Gracia y Justicia, contando ya con unos ingresos fijos. En mayo del mismo año es elegido miembro honorario de la Academia de Buenas Letras de Sevilla.

Tras haberle encargado la Reina Gobernadora a Juan Álvarez Mendizábal formar gobierno, el 25 de septiembre de 1835 se tomaban posesión como presidente interino del Consejo de Ministros. Mendizábal era incapaz de acabar con la revolución liberal que enfrentaba a los “isabelinos”, partidarios de la joven Reina Isabel II, en su mayoría liberales, contra los “carlistas”, que defendían los derechos al trono de Carlos María Isidro de Borbón y Borbón-Parma, hermano del Rey difunto, que apoyaban el absolutismo.

Donoso fue nombrado entonces Comisario regio para ir a Extremadura y conseguir que su junta se sometiera al Gobierno de España. Tras conseguirlo satisfactoriamente, le fue concedida en 1836 la Cruz y Placa de la Orden de Carlos III y la categoría de Jefe de Sección en el Ministerio.

En agosto de 1836, Francisco Javier de Istúriz Montero, Presidente del Gobierno de España, convoca unas Cortes que no llegaron a reunirse por los sucesos de la Granja de San Ildefonso. En dicha convocatoria procuraba buscar una mayoría de apoyo que superase el Estatuto Real (Ley promulgada en abril de 1834). Es aquí cuando Donoso fue elegido Diputado por Badajoz.

El 22 de septiembre de 1837 fue elegido Diputado por Cádiz. Desde entonces y hasta 1840, Donoso se entrega en cuerpo y alma a la labor periodística.

En 1839, el político y escritor Antonio Alcalá Galiano funda, junto a Juan Donoso-Cortés y otros, el diario “El Piloto”, constituido en el representante de la doctrina del partido moderado, y en el cual Donoso era Director literario.

Otra vez, en las elecciones de 1840, Donoso fue elegido Diputado por Cádiz. No volvió a dirigir otros periódicos, aunque entre 1842-1843 promovió y orientó “El Heraldo” y “El Sol”. A partir de aquí, su actividad periodística decayó, siendo cada vez menores sus colaboraciones.

El 27 de julio de 1840, Donoso solicita y obtiene las respectivas licencias que necesitaba de Jefe de Sección del Ministerio de Gracia y Justicia y de Diputado a Cortes, para viajar a Francia a restablecer su salud.

Desde el Manifiesto de Marsella del 8 de noviembre de 1840 de la Reina María Cristina, cuya redacción es atribuida a Donoso, éste entra a formar parte del círculo de políticos que rodea a la Reina María Cristina; fue Secretario de la Reina Madre.

De mayo a septiembre de 1841, Donoso se ocupa en España del asunto de la tutela de Isabel II y la infanta Luisa Fernanda de Borbón y Borbón-Dos Sicilias, por encargo de la Reina María Cristina, quien le envía como su emisario con autorización y facultades necesarias para tratar de resolver la cuestión. Tras su cometido, Donoso regresa a Francia.

Fotografía de S.M. la Reina Isabel II de Borbón. Archivo particular

En otoño de 1843, tras la caída del General Espartero como Regente del Reino, Donoso regresa nuevamente a España y, en las elecciones de 1843, sale elegido Diputado por Badajoz.

El 8 de noviembre de 1843 las Cortes declararon mayor de edad a la joven Reina Isabel II, quién juró la Constitución el día 10. Donoso recibió la gratitud de la Reina María Cristina, en carta fechada el 17 de noviembre, por su defensa en las Cortes del dictamen de la Comisión.

A principios de diciembre de 1843, el nuevo Presidente del Consejo de Ministros de España, Luis González Bravo y López de Arjona, acuerda el regreso de la Reina Madre a España. Para ello, se designa por Real Orden a Donoso como Ministro Plenipotenciario de S.M. cerca de su Augusta Madre, viajando a Francia para conseguir la misión encomendada. A mediados de enero de 1844, cumplida su misión, viaja nuevamente hacia España.

A finales de noviembre de 1843 y desde Francia, la Reina María Cristina indica a su hija, la joven Reina, la conveniencia de tener un Secretario Particular, recomendándola para ocupar dicho cargo a Donoso como persona idónea. Fue el 30 de marzo de 1844 cuando la joven Reina nombra a Juan Donoso-Cortés como su Secretario Particular. En este año, Donoso vuelve a ser elegido Diputado por Badajoz.

El 3 de octubre de 1845, Donoso, que ya había recibido la Gran Cruz de Isabel la Católica, era agraciado con la llave de Gentilhombre de Cámara con ejercicio, una señal del aprecio real por el cual no tenía ya funciones concretas dentro del ceremonial de la corte, ni prestaba servicio, salvo excepciones, formando también parte del Consejo Real.

El 9 de octubre de 1846, el Duque de Montpensier, Antonio María de Orleans y Borbón-Dos Sicilias, le concede las insignias de Gran Oficial de la Real Orden francesa de la Legión de Honor. El 25 de octubre, con ocasión del casamiento real, y previa concesión del título de Vizconde del Valle, la Reina Isabel II le concede la merced de título de Castilla para sí y sus sucesores, con la denominación de Marqués de Valdegamas. En las elecciones de este año, Donoso es nuevamente elegido Diputado por Badajoz, distrito de Don Benito.

El 16 de abril de 1848, Juan Donoso-Cortés y Fernández-Canedo, tomó posesión de la Silla R de la Real Academia Española con el discurso titulado “En la Biblia han ido a beber su divina inspiración los grandes poetas de las regiones occidentales”.

El 6 de noviembre de 1848, Donoso es nombrado Enviado Extraordinario de S.M. y Ministro Plenipotenciario cerca del Rey de Prusia. El 1 de noviembre de 1949 emprendió el viaje con destino a España.

En las elecciones de 1850 y 1851 fue elegido Diputado a Cortes por Badajoz, distrito de Don Benito.

El 28 de febrero de 1851 fue nombrado Donoso como Ministro Plenipotenciario en París. Al igual que hizo en Berlín, su actividad principal en Francia fue la de informar al gobierno de su gestión en dicho país, dando a conocer en sus despachos cuanto atañía a la situación francesa y dando también su opinión sobre lo que sucedía o podía suceder.

Donoso recibió en septiembre de 1851 el nombramiento de Caballero Gran Cruz de la Real Orden de Carlos III y en octubre del mismo año el de Senador del Reino de España.

El 4 de octubre de 1851 fallecía en París Manuel Godoy y Álvarez de Faria, favorito y primer ministro de Carlos IV, Duque de la Alcudia y de Sueca y Príncipe de la Paz, título éste otorgado por su negociación de la Paz de Basilea (1795). Donoso fue el encargado de presidir el entierro de Godoy en París, quién murió pobre y totalmente olvidado, residiendo en un tercer piso de la calle de la Michodière.

6.- Fallecimiento.

Juan Donoso-Cortés nunca gozó de una gran salud. Era un gran fumador, y el agotamiento por la vida de trabajo a la que se sometía le hacía mella.

En abril de 1853 llevaba ya un mes enfermo, en cama a dieta rigurosa y sin fuerzas para escribir por sí mismo. El parte médico de fecha 15 de abril decía que Donoso se encontraba enfermo de una pericarditis aguda. El día 19 se encontraba ya fuera de peligro.

El 30 de mayo, la enfermedad de Donoso se agravaba considerablemente. Este día, la enfermedad cambió repentinamente a peor.

Mediante un telegrama a su hermano Francisco, enviado el día 3 de mayo a las 6 de la mañana, Donoso le decía que su estado de salud era más grave, solicitándole verle. Cuando su hermano recibió el telegrama, el Marqués de Valdegamas ya había fallecido.

Federico de Madrazo y Kuntz, Retrato de Donoso Cortés, 1849, o/l, 115 x 95,5 cm. Colección familia Donoso Cortés

A las cinco horas y treinta y cinco minutos de la tarde del día 3 de mayo de 1853, justo tres día antes de cumplir los cuarenta y cuatro años de edad, expiró Juan Donoso-Cortés y Fernández-Canedo a causa de una pericarditis aguda, según dictamen médico del doctor Jean Cruveilhier, en el Palacio de la Embajada Española, Rue de Corcelles nº29.

“Ha muerto sin agonía y sin ningún dolor aparente; un ligero suspiro fue la señal que indicó la entrega de su alma al Divino Creador”, según el parte oficial de su sustituto en París, Monsieur Quiñones de León, Marqués de San Carlos.

El día 5 llegaron a París sus hermanos Francisco y Eusebio, que se pusieron de viaje tras conocer el agravamiento de su hermano.

Las exequias se celebraron a las doce horas del día 7 de mayo en la Parroquia de Saint-Philippe-du-Roule, y el duelo fue presidido por el encargado de Negocios de España y el Nuncio de Su Santidad Pío IX en París, Monseñor Valerio Garibaldi.

El coche, cubierto de un paño plateado y rematado por un dosel de negras plumas, era tirado por seis caballos ricamente enjaezados y conducidos por otros tantos palafreneros.

Las cintas pendientes del féretro eran sostenidas por el Ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Monsieur Edouard Drouyn de Lhuys; el Embajador de Inglaterra, Lord Cowley (Henry Wellesley, 1st Earl Cowley); el Ministro de Suecia y Noruega, el Conde de Lowenhielen; y el Ministro de Dinamarca, el Conde Moltke (Helmuth von Moltke).

Traducción del obituario dado por Times en Londres

Asistió todo el cuerpo diplomático acreditado ante la Corte Imperial de Napoleón III, con la cabeza descubierta y con el más profundo recogimiento: los embajadores de Turquía, Austria, Baden, Bélgica, Dos Sicilias, Grecia, Hannover, Portugal, Prusia, Rusia, Cerdeña, Toscana y Wurtemberg.

Los secretarios y agregados de todas las delegaciones formaban igualmente parte del cortejo, y esta variedad y riqueza de uniformes, las magníficas órdenes extranjeras que ostentaban tantos diplomáticos, presentaban un imponente golpe de vista.

El Emperador estuvo representado por uno de sus Ayudantes de Campo.

Asistieron también todos los ministros de gran uniforme, lo mismo que los presidentes del Senado y del cuerpo legislativo, y Monsieur Pierre Jules Baroche, Presidente del Consejo de Estado.

Monseñor el Cardenal Ferdinand Donnet, Arzobispo de Burdeos; Monsieur de Bourgoin, ex-embajador de Francia en Madrid; Monsieur de La Grange y Monsieur Henri del Vergier, Marqués de La Rochejaquelin, ambos senadores; Monsieur Delamarre, diputado del departamento de la Somme, amigo particular de Donoso Cortés; el mariscal Bernard Pierre Magnan, Comandante en Jefe del Ejército en París; el general Ramón Narváez y Campos, primer Duque de Valencia; el general Lawaestine, Comandante Superior de la Guardia Nacional de París; los generales Renaud y Gilbert Alexandre Carrelet; todos los españoles de distinción residente en París, entre otros el Duque de Osuna (Mariano Téllez-Girón y Beaufort Spontin), Monsieur Aguado, Monsieur de Las Marismas, Monsieur Grimaldi, artistas, publicistas, los numerosos amigos del Marqués de Valdegamas, formaban parte del cortejo.

La nave de la Iglesia de Saint-Philippe-du-Roule estaba enteramente cubierta de negro, con escudos de las armas de Valdegamas; un magnífico túmulo cubierto de paño plateado y rodeado de luces ocupaba el centro de la Iglesia.

El cuerpo diplomático se colocó alrededor del altar.

Dos criados con la librea del Emperador permanecían en pie a la entrada del santuario.

Los zapadores del 13º Batallón de Línea, que cerraba la marcha, guardaban el recinto reservado; el resto de la tropa se formó en las naves adyacentes.

Se cantó una misa fúnebre y le fueron rendidos honores de militares.

Tras dispersarse la multitud, quedaba aún a la legación de España un último deber que llenar; el cuerpo del Marqués de Valdegamas debía de bajarse a una de las tumbas de la Iglesia de Saint-Philippe-du-Roule, siendo enterrado provisionalmente en la bóveda del santuario.

Esta ceremonia se verificó en presencia de los Sres. Quiñones de León, el séptimo Conde de Lérida (Nicolás Alvarez de las Asturias Bohorques y Giraldez), segundo secretario; el XVII Conde de Rivadavia (Jacobo María Sarmiento de Mendoza Gayoso de los Cobos Téllez-Girón), el Conde de Galve (Enrique Fitzjames-Stuart y Ventimiglia), Fernando Fernández de Velasco y Pérez de Soñanes, Muñoz y Álvaro, agregados civiles; y de los Sres. de la Cruz y Lezama, agregados militares.

Sepultura de Donoso-Cortés en el Monumento funerario del Cementerio de San Isidro (Madrid)

El 10 de octubre de 1853, tras acuerdo de traslado a España del 28 de junio del Gobierno español presidido por Francisco Lersundi, llegaron sus restos a Madrid, trasladándolos el día 12 a la Colegiata de San Isidro.

Pasados los años, periodos dominados por ideas contrarias a Donoso, sus restos, que estaban perdidos, fueron encontrados en 1899, por encargo del Marqués de Pidal, en la cripta de la Parroquia de Nuestra Señora del Buen Consejo de Madrid. Es entonces cuando el Gobierno de España dispuso la erección de un Monumento funerario en el Cementerio de San Isidro, con el fin de inhumar en él los restos mortales de cuatros españoles ilustres que fallecieron en Francia: Juan Donoso-Cortés, Francisco de Goya, Leandro Fernández de Moratín y Juan Meléndez Valdés. Es en este Monumento del Cementerio de San Isidro donde reposan desde el 11 de mayo de 1900 sus restos mortales.

7.- Su obra.

De su etapa en Sevilla, donde se fraguó su amistad con Joaquín Francisco Pacheco, Nicomedes Pastor Díaz, Manuel José Quintana. De este periodo sevillano, que abarca de 1823 a 1828, se conservan las composiciones poéticas “El nacimiento de Venus”, “A la revolución del 10 de marzo en Cádiz”, “Al nuevo sepulcro de Meléndez”.

De la etapa cacereña (1829 a 1832) son las composiciones poéticas “La venida de Cristina”, “Elegía a la muerte de la duquesa de Frías” y el poema épico “El cerco de Zamora”. También data de esta época su juvenil “Discurso de apertura del Colegio de Humanidades de Cáceres”. Su primer escrito político, fechado en 1832, llevaba por título “Memoria sobre la situación actual de la Monarquía”.

De esta segunda etapa sabemos que le gustaba leer a Rousseau, Voltaire, Mme. de Stäel, Chateaubriand, Calderón y Byron.

Durante su estancia en Madrid (1833-1840), y gracias a su amistad con Nicomedes Pastor Díaz, su participación en el mundo literario, entre las figuras más destacadas del mundo literario romántico español, fue toda una realidad. Entabló amistad con Zorrilla y Campoamor

A su primer escrito político de 1832 le sucederán otros: “Consideraciones sobre la diplomacia” y “Lecciones de Derecho Político”, cuyas lecciones estaban compuestas por diez conferencias: “En la sociedad y el gobierno” (22 de noviembre de 1836), “En la soberanía de la gente” (29 de noviembre de 1836), “Teoría del despotismo” (6 de diciembre de 1836), “Despotismo y su realización en la historia” (20 de diciembre de 1836), “La identidad de los dos principios de la reacción: La soberanía de la gente y de la derecha de los reyes” (3 de enero de 1837), “En la autoridad absoluta y limitada” (10 de enero de 1837), “En la soberanía de la inteligencia en la historia” (dos partes: 24 de enero de 1837 y 31 de enero de 1837), “En la soberanía de la inteligencia confirmada por la autoridad de los filósofos” (14 de febrero de 1837) y “La importancia de las reformas políticas” (21 de febrero de 1837).

En Madrid comienza su actividad periodística con el fin de difundir sus ideas liberales en las publicaciones como “La Abeja” (1834-1836), “El Porvenir” (1837), “El Correo Nacional” (1838), “El Piloto” (1839). Fue también colaborador de la “Revista de Madrid”, “La Época” y “La Coalición”, de Badajoz[2].

En esta etapa publicó su crítica del drama “Alfredo” y su ensayo “El clasicismo y el romanticismo”.

Desde su estancia en Francia (1840-1843), Donoso promovió y orientó dos periódicos, El Heraldo y El Sol. En el primero de ellos colaboró con las “Cartas de París”.

Cartas manuscritas de Donoso-Cortés. Archivo Regional de la Comunidad de Madrid

En 1837 publicó el folleto titulado “Principios constitucionales aplicados al principio de Ley fundamental presentado a las Cortes por la Comisión nombrada al efecto”. También son de esta etapa, concretamente de 1838, los escritos “España desde 1834” y “De la Monarquía absoluta en España”.

De nuevo en Madrid (1843-1848), Donoso preside el Ateneo de la capital española.

De su nueva estancia en Madrid (1849-1851) data el pronunciamiento de su “Discurso sobre la dictadura” y su “Discurso sobre Europa”. También data de esta época su obra cumbre: “Ensayo sobre el catolicismo, el liberalismo y el socialismo”.

Otra obra, también suya, fue “Filosofía de la Historia: Juan Bautista Vico”.

8.- Homenajes póstumos.

El 15 de mayo de 1881, el Ilmo. Ayuntamiento de Don Benito en Sesión Plenaria y a propuesta del entonces Alcalde, Antonio Cabezas de Manzanedo, acordó que “las calles llamadas de Olivillo y Viudas hasta las esquinas que forma con las de Estrella y Pocotrigo, se denomine desde hoy calle de Donoso Cortés, colocándose una lápida con dicha inscripción en la entrada o esquina a la del Mirador, otra en la de Fernán Pérez frente a las Monjas y la otra en la de Pocotrigo”.

El 3 de mayo de 1953 se lleva a cabo en Don Benito un homenaje para conmemorar el centenario de la muerte de Juan Donoso-Cortés y Fernández-Canedo. Al acto asiste el Ministro de Educación Nacional, Joaquín Ruiz-Giménez Cortés quien, desde uno de los balcones de la Casa Solariega donde vivió Donoso, se dirigió al público asistente en un discurso a los ciudadanos de Don Benito. En la fachada de la Casa Solariega se coloca una lápida conmemorativa.

Busto de Donoso Cortés, realizado por José Vento, en la Plaza de Santo Ángel de Don Benito

Los días 6, 8 y 9 de mayo de 2009 se llevaron a cabo, en Don Benito y el Valle de la Serena, los II Encuentros de Estudios Comarcales La Siberia, La Serena y Vegas Altas, donde se conmemoró el bicentenario del nacimiento de Juan Donoso Cortés (1809-2009).

Del 24 de marzo al 31 de mayo de 2016 tuvo lugar en la Sala Comunidad de Madrid-El Águila la exposición “Donoso Cortés: el reto del liberalismo y la revolución”, que profundizó en la figura del pensador y político Juan Donoso Cortés, así como en las circunstancias históricas y políticas que le tocó vivir.

9.-La Casa Solariega de la familia Donoso-Cortés en Don Benito.

De acuerdo con los datos aportados por Andrés Retamal Ojeda, la Casa Solariega de la familia Donoso-Cortés en Don Benito, ubicada en la calle del mismo nombre, es una construcción del siglo XVIII, siendo reformada en 1884.

“La estética de la fachada -que originariamente era de planta baja y doblado- se corresponde con el prototipo de residencias solariegas evolucionadas que se reforman en la segunda mitad del siglo XIX, eje vertical de sus vanos, simetría en su composición, planos compartimentados por plantas e incorporación del doblado encima de un primer piso, que ya es habitable. Recias rejas de forja en sus vanos y barandas de forja afiligranadas en los balcones, el estatus social de la casa lo marca la portada de cantería de su entrada, que preside y da empaque al edificio.”[3]

Tras el fallecimiento del padre del primer Marqués de Valdegamas en febrero de 1854, la Casa Solariega pasa a manos de uno de sus hijos, Francisco Donoso-Cortés y Fernández-Canedo.

Propietarios de la Casa Solariega de la familia Donoso-Cortés en Don Benito, sita en la calle Donoso Cortés, número 6 (posteriormente número 8).

  • Pedro Donoso-Cortés y Recalde Pavón, ¿?-02/1854.
  • Francisco Donoso-Cortés y Fernández-Canedo, hijo del anterior, 02/1854-29/11/1877.
  • Elena Donoso-Cortés y Torre-Isunza, hija del anterior, y su esposo, Pedro León Donoso-Cortés y Donoso-Cortés, 29/11/1877-07/04/1914.
  • Manuel Donoso-Cortés y Donoso-Cortés, hermano del marido de la anterior, 07/04/1914-06/06/1917.
  • Rosalía García de Paredes y Campuzano, esposa del anterior, 06/06/1917-04/07/1944.
  • Francisco y Manuel Donoso-Cortés y García de Paredes, hijos de la anterior, 04/07/1944-09/11/1976.
  • Eusebio Donoso-Cortés y Donoso-Cortés, hijo de José Donoso-Cortés y Gómez-Valadés, un primo hermano de los anteriores, 09/11/1976-17/01/2000.
  • José Miguel Donoso-Cortés y Núñez de Prado, hijo del anterior, 17/01/2000-21/09/2011.
  • Miguel y Mª de las Cruces Donoso-Cortés Esteve, hijos del anterior, 21/09/2011-act.

“Los pueblos que honran a sus hijos perpetuando el recuerdo de sus nombres, se honran a si propios y contribuyen a la formación de la Historia. Si todos los demás hubieran seguido o imitado el triste ejemplo de la Baccia, no gozaríamos del espectáculo glorioso de esa serie de Grandes hombres cuyo recuerdo han conservado los Pueblos; y Plutarco no se hubiera sentido más virtuoso escribiendo la vida de los héroes y de los sabios de la antigüedad.”[4]

Daniel Cortés González

FUENTES

-CASADO VELARDE, M. (2009): “Don Juan Donoso Crotés (1809-1853) y el mundo literario de su tiempo” en Actas de los II Encuentros de Estudios Comarcales La Siberia, La Serena y Vegas Altas, Don Benito.

-CORTÉS GONZÁLEZ, D (2015): Estudio genealógico de la familia Donoso, Entre Renglones, Murcia.

-DE OCHOA, E. (1840): Apuntes para una Biblioteca de escritores españoles contemporáneos en prosa y en verso, Madrid.

-GALINDO HERRERO, S. (1956): “Donoso Cortés” en Temas Españoles nº26, Madrid.

-GONZÁLEZ SUBÍAS, J.L. (2004): “El ideario romántico de Donoso Cortés” en Revista de Estudios Extremeños, Vol. 60, nº3.

-RETAMAL OJEDA, A. (2001): Don Benito a través de su arquitectura. La Ciudad que nos ha llegado, Ayuntamiento de Don Benito.

-RIVERO, F (1999): “Donoso Cortés. Marqués de Valdegamas” en Actas de Coloquios Históricos de Extremadura, Trujillo.

-Registro Civil de Don Benito.

-Registro de la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol de Don Benito.

-Registro de la Propiedad de Don Benito.

-Archivo Regional de la Comunidad de Madrid.


[1] DE OCHOA, E. (1840): Apuntes para una Biblioteca de escritores españoles contemporáneos en prosa y en verso, Madrid.

[2] RIVERO, F (1999): “Donoso Cortés. Marqués de Valdegamas” en Actas de Coloquios Históricos de Extremadura, Trujillo.

[3] RETAMAL OJEDA, A. (2001): Don Benito a través de su arquitectura. La Ciudad que nos ha llegado, Ayuntamiento de Don Benito.

[4] Antonio Cabezas de Manzanedo. Don Benito, Sesión Plenaria de fecha 15 de mayo de 1881.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s