Juan Pavón y Pachón

El 20 de octubre de 1881, en Rivera del Fresno, nació un niño al que pusieron por nombre Juan. Sus padres fueron José Pavón Torres y Antonia Pachón Caballero.

Fue un hombre con gran valor, buena conducta y mucha aplicación y capacidad en su profesión. Sabía traducir el francés y el árabe, lo que denota una gran intelectualidad.

El 4 de septiembre de 1900, a los 19 años de edad, entra a formar parte de la Academia de Infantería, donde estuvo un periodo de casi cuatro años (julio de 1904). Durante su estancia en la Academia, el 17 de julio de 1902 se le expide Diploma para cursar la Medalla de Alfonso XIII.

El 10 de julio de 1904, por Real Decreto de fecha 14 de julio (D.O. nº155), asciende a 2º Teniente de Infantería por promoción, siendo entonces destinado al Regimiento de Infantería de La Albuera número 26, al que se uniformó oportunamente en Lérida. A primeros de octubre de este año, por jornadas ordinarias, emprendió la marcha con el objeto de relevar al 1º del Cuerpo que se hallaba destacado en Seo de Urgel, donde llegó el 8 de octubre de 1904.

El 8 de julio de 1905, por comunicación del Director General de la Guardia Civil, marchó a presentarse al Coronel Subinspector del 17º Tercio de Lérida para la realización de un examen que tenía solicitado para su ingreso en el Instituto de la Guardia Civil. Tras la realización del mismo, el 16 de julio se incorpora nuevamente a la plaza de Seo de Urgel, donde permanecerá hasta agosto del mismo año, causando así baja.

Juan Pavón ingresa en el Instituto de la Guardia Civil, siendo destinado a la Comandancia de Lérida. El 7 de agosto de 1905 asciende a 2ª Teniente de la Guardia Civil por pase. En la revista de Septiembre causó alta en esta Comandancia de Lérida siendo destinado por el Señor Coronel Subinspector del Tercio a la 3ª Compañía y Línea de Vilanova de Meyá y a su oportuna incorporación pasó a Agramunt para hacer a la inmediación de su Capitán los 6 meses de prácticas que para los de su procedencia están prevenidos, desde cuyo punto tenía a su cargo dicha Línea. En la revista de Octubre causó alta en la 4ª Compañía y Línea de Solsona a la cual fue destinado por el Señor Coronel Subinspector del Tercio a petición propia, pasando a Seo de Urgel para terminar a la inmediación de su Capitán los seis meses de prácticas.

Tras finalizar las prácticas, el 7 de marzo de 1906 pasa a Solsona, Cabecera de su Línea. El 23 de mayo salió para Barcelona con el fin de sufrir reconocimiento facultativo a petición propia, regresando a su destino el día 27 del mismo. En 22 de junio le fueron concedidas por el Excmo. Señor General del 4º Cuerpo de Ejército dos meses de licencia por enfermo para Archena (Murcia) y Badajoz. El Director General de este Instituto en 16 de julio se dignó concederle anotación para pasar en concurrencia de aspirantes a la Comandancia de Cáceres. En 31 de agosto regresó, encargándose nuevamente de la Línea de Solsona.

Por R.O. de 29 de octubre (D.O. nº 236) se le concedió licencia para contraer matrimonio con Doña María del Pilar Deseado López, natural de Badajoz. El matrimonio se llevó a cabo el 24 de abril de 1907.

Por Real Orden Circular de 14 de noviembre (D.O. nº 248) es destinado a la Comandancia de Cáceres, 5º Compañía. A su incorporación marchó a hacerse cargo de la Línea de Jaraíz, a la que fue destinado por el Coronel Subinspector del Tercio. El 16 de junio de 1907 pasa a la Comandancia de Badajoz, siendo destinado a mandar la Línea de Talarrubias, de la 4º Compañía, de la que se hizo cargo a su incorporación. El día 29 de junio pasa a mandar la Línea de Villafranca de los Barros, de la 2º Compañía.

El 7 de agosto de 1908 asciende a 1º Teniente de la Guardia Civil, por contar 3 años de efectividad en el de 2º Teniente.

Portada de la Hoja de Servicios del Capitán Pavón

Según certificado expedido por el Presidente del Consejo de Ministros en 30 de diciembre de 1908, se le concede a Juan Pavón y Pachón el uso de la Medalla de Plata conmemorativa del primer centenario de los sitios de Zaragoza, creada por Real Decreto de 9 de julio del mismo año.

En 15 de junio de 1909 le concedió el Director General del Cuerpo una comisión de servicio por 28 días para Urbernaga de Ubilla (Vizcaya) y Alange (Badajoz). Por Real Orden Circular de 10 de agosto del mismo año (D.O. nº 177), S.M. el Rey dispone se le den las gracias en su Real nombre por haber contribuido directamente al buen resultado obtenido en la movilización del ejército expedicionario a Enchilla, con motivo de la Campaña en el Riff.

En 6 de diciembre salió por ferrocarril al mando de 30 individuos de esta Comandancia, concentrado a Barcelona. El 16 de marzo de 1910 empieza a disfrutar de dos meses de licencia por encontrarse enfermo, trasladándose a Badajoz. El 14 de mayo emprendió la marcha para Barcelona, donde se incorporó nuevamente a la fuerza concentrada.

El Presidente del Consejo de Ministros expide Diploma que, con fecha 11 de mayo de 1910, S.M. el Rey concede a Juan Pavón el uso de la Medalla de Plata con distintivo morado, conmemorativa del 1º Centenario de los sitios de Gerona, declarada condecoración Oficial por Real Decreto de 28 de enero del mismo año.

El 14 de febrero de 1911 sale de Barcelona por ferrocarril con toda la fuerza a sus órdenes, el día 16 del mismo a la Comandancia de Badajoz; pasó entonces a Villafranca, donde se hizo cargo de su Línea. El día 22 de marzo toma el mando accidental de la 2ª Compañía, cesando el 1 de abril por incorporación del Capitán. Nuevamente, el 19 de marzo de 1912, se hice cargo del mando accidental de la 2ª Compañía, cesando en ella el 16 de mayo.

En 11 de enero de 1913, y por haber sido elegido Habilitado del Tercio, trasladó su residencia a Badajoz, haciéndose cargo de su cometido.

El Presidente del Consejo de Ministros, y según Diploma de 10 de enero de 1910, le fue concedido el uso de la Medalla de Plata conmemorativa del 1º Centenario de la batalla del puente de Sampayo, creada por R.D. de 13 de mayo de 1909. Igualmente, el Presidente del Congreso de los Diputados y de la Junta Nacional del Centenario de las Cortes, Constitución y sitio de Cádiz, y según diploma de 10 de octubre de 1912, le fue concedido a Juan Pavón el uso de la Medalla de Plata conmemorativa de aquellos, creada por R.D. de 16 de julio y 24 de agosto de 1910.

En 30 de julio de 1913, con motivo del fallecimiento de su padre, le fueron concedidos por el Coronel Subinspector del Tercio 8 días de permiso para el Puesto de Rivera del Fresno.

Según comunicación del mismo Coronel Subinspector, de día 14 de agosto, y según tenía solicitado Pavón, le fue concedido el mando de la Línea de Don Benito.

El día 13 de enero de 1914 se incorporó e hizo cargo de la Línea de Don Benito. El 31 del mismo mes tomó el mando accidental de la 2ª Compañía, por ausencia del Capitán propietario, hasta finales del mes de febrero.

Entrada al Cuartel de la Guardia Civil de Don Benito, en la década de los 70 del siglo XX, convertido entonces en Escuela Nacional

El Presidente del Consejo de Ministros, y según Diploma expedido en 20 de diciembre de 1913, se le concede el uso de la Medalla de Plata conmemorativa del Centenario del bombardeo y asalto de Brihuega y batalla de Villaviciosa, restablecida condecoración oficial por Real Decreto de 10 de febrero de 1911.

Del 5 al 23 de septiembre de 1915 estuvo encargado del mando accidental de su Compañía, por haber sido elegido Cajero el Capitán de la misma.

Por R.O. de 15 de marzo (D.O. nº63), se le concede a Juan Pavón el uso, sobre el uniforme, de la Medalla de Plata de la Cruz Roja Española, de la cual se hallaba en posesión. El Director General del Cuerpo, en comunicación de 28 de junio, le concede dos meses de licencia por asuntos propios para Alicante, Toledo, Zaragoza, San Sebastián y Montemayor (Cáceres). El 31 de agosto de 1916 regresa a su residencia.

El 11 de noviembre se dio de baja para el servicio por padecer “fiebre gripal” y de alta restablecido el 13 del mismo. Ya anteriormente, entre finales de agosto y principios de septiembre del año 1915, estuvo también de baja por padecimiento de un estado congestivo cerebral.

Por R.O. de 19 de diciembre, S.M. el Rey tuvo a bien disponer se diese a Pavón las gracias más expresivas y se haga saber la excepcional complacencia con que vió el Gobierno el comportamiento de la fuerza del Campo, presentando meritorios servicios para la conservación del orden público el día anterior.

S.M. el Rey, en Real Orden Circular de 22 de agosto de 1917 (D.O. nº  187), tuvo a bien dar las gracias a Juan Pavón por la conducta que observó al intervenir en los lamentables sucesos provocados por agitadores profesionales que, olvidando o desconociendo el interés supremo de la Patria, turbaron el orden público poniendo en riesgo la vida nacional.

Por Real Orden Circular de 22 de octubre de 1917 (D.O. n º239) es destinado a la Comandancia de Lérida. En la revista de noviembre causó alta en la 4ª Compañía de la Comandancia de Lérida del 17º Tercio, a cuya Capital se incorporó el día 11, pasando seguidamente a Seo de Urgel, su residencia, haciéndose cargo del mando y administración de su Ciudad.

Tras un tiempo de permiso, el 7 de enero de 1918 se incorpora nuevamente a Seo de Urgel, haciéndose cargo de su Compañía. Por R.O. de 26 de enero del mismo año (D.O. nº22), es destinado al Escuadrón del 11º Tercio, causando alta en la Comandancia de Badajoz el día 1 de febrero; a su incorporación el día 5, se hizo cargo del mando del Escuadrón en Badajoz.

S.M. el Rey, en R.O.C. de 23 de marzo (D.O. nº 67), tuvo a bien disponer se hiciese constar la satisfacción expresada por el Gobierno en R.D. de igual fecha por la inteligencia y elevado espíritu observado por Juan Pavón, prestando su cooperación en los servicios de Correos y Telégrafos durante la militarización de estos. Del 9 al 27 de junio de 1918 desempeñó las funciones de Cajero accidental del Tercio, finalizando el año en Badajoz con el mando del Escuadrón. El 25 de septiembre de 1918 asciende a Capitán de la Guardia Civil.

Por Real Orden Circular de 29 de marzo de 1919 (D.O. nº 72) fue destinado al 1º Escuadrón de la Comandancia de Caballería de Badajoz, de nueva creación.

Por R.O.C. fecha 30 de abril de 1920 (D.O. nº 100), se cambia de denominación la Comandancia de Caballería de Badajoz por el de Comandancia de Caballería del 11º Tercio. Continuó en Badajoz hasta el 18 de agosto que, por disposición del Director General del Cuerpo, fue trasladada la cabecera del 1º Escuadrón a la Ciudad de Don Benito. En 25 de diciembre se dio de baja para el servicio por padecer de “ataque de reuma articular agudo” y de alta restablecido en 31 del mismo.

En 25 de enero de 1922 se dio de baja para el servicio por padecer “fiebre gripal” y de alta restablecido el 2 de febrero siguiente. Por Real Decreto fecha 2 de junio, fue nombrado Comendador ordinario en la Orden Civil de Alfonso XII, según resulta por la copia del Título legalizado expedido con fecha 28 de dicho mes. El 7 de agosto salió para Ribera del Fresno (Badajoz) con 25 días de permiso por asuntos propios, regresando a su destino en 31 del mismo. Por Real Orden Circular fecha 6 de noviembre (D.O. nº 250) le fue concedida la gratificación anual de efectividad de 500 pesetas, a partir de 1º de agosto de 1922.

El día 23 de enero de 1923 se dio de baja para el servicio por padecer “catarro gripal”, y de alta restablecido el 19 de febrero; en 16 de junio volvió a darse de baja para el servicio por padecer “fiebre gripal” y de alta restablecido el 30 del mismo. En 13 de julio dio principio a disfrutar dos meses de licencia en Candelario (Salamanca) por encontrarse enfermo, concedidos por el Capitán General de la 1º Región, regresando a su destino el día 7 de septiembre. El día 16 de noviembre se dio de baja para el servicio por padecer “congestión pulmonar” y de alta restablecido el 18 del mismo; en 25 de expresado noviembre volvió a darse de baja para el servicio por padecer “catarro pulmonar” y de alta restablecido el 15 de diciembre. Continuó con el mando del 1º Escuadrón con residencia en Don Benito, y el día 26 de diciembre de 1922 se dio de baja para el servicio por padecer “congestión pulmonar. El 30 de enero de 1924 se dio de alta, por encontrarse restablecido de la enfermedad que venía padeciendo. Estas continuas bajas por enfermedad será el preludio del final de sus días.

El día 3 de febrero de 1924 salió para Campanario, haciendo uso de dos meses de licencia por asuntos propios, regresando a su destino el día 30 de marzo. Continuó con el mando del 1º Escuadrón de la Comandancia de Caballería del Undécimo Tercio hasta el 5 de septiembre de 1924, que falleció en Azuaga, a consecuencia de un derrame cerebral. Dejaba viuda y 3 hijos.

De acuerdo con una necrológica inserta en el Diario Independiente El Correo de la Mañana, en de mayor circulación de Extremadura en esa época, de fecha 9 de septiembre de 1924, el Coronel Cañizares dijo:

“En Azuaga, víctima de una larga afección, falleció el día 5 de los corrientes el pundonoroso capitán de la Guardia Civil, ilustrísimo señor don Juan Pavón Pachón, comendador de número de la prestigiosa orden de Alfonso XII.

Era el finado un modelo de caballero que por sus excelentes prendas personales y bondad sin límites se había granjeado el afecto de sus jefes, el respetuoso cariño de sus subordinados y la amistad de cuantas personas halló en su paso por la vida.

La ciudad de Don Benito, donde el capitán Pavón era un sólido prestigio, no olvidará nunca lo mucho que el orden y la tranquilidad pública deben a este soldado del benemérito Instituto, que completó su labor pacificadora creando y sosteniendo con sus entusiasmos e iniciativas y hasta con su propio peculio, un modelo de cantinas escolares donde los niños pobres recibían, a más del sustento necesario, ese alimento espiritual que ha despertado en ellos el amor a la patria, síntesis de los amores.

Dígalo aquel brillante plantel del Magisterio nacional en Don Benito, que tan admirablemente ha secundado con su eficaz y patriótica ayuda la obra del capitán Pavón.

La circunstancia de haber fallecido en Azuaga, donde incidentalmente se encontraba en comisión de servicio, ha proporcionado a las autoridades y a aquel vecindario, sin distinción de clases, una ocasión en que exteriorizar sus caritativos sentimientos, asistiendo el pueblo en masa a los funerales, evidenciando así el afecto que tenía el capitán Pavón y el que tiene a este Instituto, en cuyo nombre doy las gracias a aquel vecindario, aunque ya en mi representación y en la del Instituto lo hizo la comisión de jefes y oficiales que en nombre del Tercio se trasladó a aquella ciudad a rendir el último tributo de cariño a su querido compañero.”[1]

Pero, no solo por su trayectoria como Guardia Civil será recordado el Capitán Pavón en Don Benito, sino también por su labor social y educativa.

Los primeros programas de alimentación asociados a la enseñanza tienen su origen en acciones caritativas. Estas acciones pretendían paliar el hambre de los niños utilizando un plato de comida caliente como señuelo para atraerlos a la escuela.

Con la aparición de las cantinas escolares se sientan las bases de lo que posteriormente serán los comedores escolares, como suministrador de la comida de mediodía a los niños que asisten a la escuela. La participación de los maestros en el funcionamiento de las cantinas escolares será decisiva aportando objetivos educativos al mero suministro alimentario.

Calle de Dª Consuelo Torre a principios del siglo XX

España, a finales del siglo XIX, y a diferencia de lo que sucedía en la mayoría de ellos, apenas contaba con legislación protectora e instituciones adecuadas para responder a la diversidad de problemas que aquejaban a la infancia: mortalidad, explotación, abandono, mendicidad, analfabetismo, etc… Las familias no consideraban necesario dotar a sus hijos de una instrucción básica, máxime cuando ello les impedía utilizarlos como mano de obra barata, por lo que la asistencia a la escuela era minoritaria, sobre todo entre las clases más humildes.

Frente a dicha situación, la llegada del siglo XX irá acompañada de transformaciones y comenzarán iniciativas, que contribuirán a propiciar, junto con nuevas tentativas pedagógicas y legislativas, la modernización y europeización de la educación española.

La Cantina Escolar, que había surgido en Europa a finales del siglo XIX, no se materializa en España hasta comienzos del XX. Las primeras cantinas se establecieron en Madrid con un carácter netamente benéfico o filantrópico.

La Asociación de Caridad Escolar Madrileña estableció en 1901 cantinas escolares en la capital con el objeto de proporcionar alimento, ropa y calzado a los niños necesitados que asiduamente acudían a las escuelas públicas y, en cuanto era posible, medicinas a los enfermos y premios a los padres como incentivo para regularizar la asistencia escolar.

“No representan nuestras cantinas la sopa del convento, ni el rancho del cuartel, que se ofrece a la pobreza, sino la continuación o sustitución del hogar necesitado de donde sin apariencias de limosna, se proporciona a los niños comida sana y abundante, y se cuida al propio tiempo de su educación, durante las horas que la madre no puede hacerlo, por verse precisada a salir de casa para ganar el propio sustento o aumentar los ingresos de la familia”.

El movimiento iniciado en Madrid se propaga por el resto de España: Barcelona, Valencia, Granada, Toledo, Cuenca, León, Segovia, Bilbao y otras poblaciones sostienen cantinas relacionadas con las escuelas públicas.

Institución Benéfica en 1927. Cantina Escolar de Alfonso XIII, subvencionada por el Ilmo. Ayuntamiento de Don Benito

El Capitán Juan Pavón y Pachón fue Protector de la Cantina Escolar de Alfonso XIII de Don Benito, que estaba instalada en la calle de Palacios, hoy llamada calle de Dª Consuelo Torres. En esta Cantina, los niños, además de recibir sus clases, recibían comida gratuita. Estos niños eran alumnos pobres de las Escuelas Nacionales de la localidad.

Tenemos constancia, por el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Don Benito de fecha 21 de abril de 1921, de que la Cantina Escolar de Don Benito ya existía en este año.

“Conceder sesenta y cinco pesetas con cargo al Capítulo de imprevistos del Presupuesto municipal para subvenir a los gastos de la Cantina Escolar, al objeto de socorrer a los alumnos pobres de las Escuelas Nacionales de esta localidad”.[2]

El Pleno del 2 de junio del mismo año indica que la Cantina Escolar de Alfonso XIII había sido “establecida en esta población bajo la dirección de un Patronato presidido por Don Pedro Gálvez García-Bordallo, para socorrer a los alumnos menesterosos de las Escuelas Nacionales”.

El 3 de noviembre de 1921, el Ayuntamiento de Don Benito concede un Voto de Gracia a Pedro Gálvez:

“Concejal de este Ayuntamiento y Presidente del Patronato de la Cantina Escolar en esta población, el que dando pruebas de un altruismo digno del mayor encomio, a favor de toda obra benéfico-pedagógica y de la enseñanza primaria ha realizado por su propia cuenta y con el beneplácito de esta Corporación, reformas provechosas en el edificio de la propiedad de este municipio, sito en la calle de Doña Consuelo Torre número quince, para el más perfecto desenvolvimiento de la Cantina Escolar y condiciones higiénicas de la misma, cuyas obras quedan a beneficio del Ayuntamiento.”[3]

En el año 1927, visitó la Cantina Escolar dombenitense el Director General de Primera Enseñanza, Ignacio Suárez Somonte, que fue invitado por el Patronato de las Instituciones Circum-post-escolares.

El Director Gral. de Primera Enseñanza después de visitar la Cantina Escolar de Alfonso XI II, para cuyo sostenimiento dejó un importante donativo

Por muchos años más, la Cantina Escolar de Alfonso XII seguirá existiendo en Don Benito, siendo mantenida por el propio Ayuntamiento de la localidad.

En recuerdo de la sobras realizadas a favor de los más desfavorecidos, el Ayuntamiento de Don Benito, en el Pleno Municipal de fecha 23 de marzo de 1924, y a propuesta del Concejal don Emilio Cano, acuerda que a la calle de la Travesía de Pizarro (hoy calle de Sierra Yelbes) se la cambie el nombre por el de Capitán Pavón. El acta del Pleno dice así:

“El Concejal Don Emilio Cano Bericat, hace recordar con tal motivo, las obras realizadas en esta localidad a favor de los niños desfavorecidos por el bienhechor Don Juan Pavón y Pachón, Capitán que fue del once Tercio de la Guardia Civil en esta población, protector de la Cantina Escolar Alfonso XIII, el que puso en ella todo su interés y entusiasmo, mereciendo se perpetúe su memoria, a cuyo fin propone que la calle Travesía de Pizarro, lleve el nombre del benemérito Capitán Pavón, toda vez que existe otra vía que lleva el nombre de Pizarro.

(…) Después de una extensa deliberación y cumplidos los trámites del artículo ciento treinta y dos del vigente Estatuto municipal, y con el voto en contra de Don Guillermo Nicolau Cortijo, se acuerda el cambio de nombres de las calles de esta Ciudad que se expresan, por los que también se detallan: (…) la de Travesía de Pizarro por el de Capitán Pavón (…).”[4]

Estaría vigente el nombre de la calle del Capitán Pavón hasta finales del año 1931, cuando es sustituido por el nombre de calle de Francisco Ferrer y que, en el año 1938 será llamada Travesía de Pizarro y en 1996 calle de Sierra Yelbes.

Nuevamente, en el Pleno Municipal de fecha 11 de octubre de 1924, se da lectura a una Moción a través de la cual se solicitaba el cambio de nombre de la calle del Pino por el del Capitán Pavón. Finalmente, la solicitud no fue aceptada. El acta del Pleno dice literalmente así:

“A continuación el Señor Presidente ordenó al infrascrito Secretario que diese lectura de una moción del Concejal Don Emilio Cano Bericat pidiendo la variación de nombre de la calle de Pino por la del Capitán Pavón, en méritos a los servicios prestados por éste como Jefe de la Guardia Civil en esta población, y leída que fue, pidió la palabra el Concejal Señor Cano y expuso que retiraba la proposición presentada, por desistir de lo que en ella se interesa. El Ayuntamiento pleno acuerda por unanimidad darla por retirada, sin más discusión.”[5]

Daniel Cortés González

FUENTES:

Hoja de Servicios de Don Juan Pavón Pachón. Dirección General de la Guardia Civil, Sección Guardia Civil del Archivo General del Ministerio del Interior.

-“Necrología” en El Correo de la Mañana. Año XI, Número 3278, de fecha 9 de septiembre de 1924.

-Libros de Actas de Plenos. Archivo Municipal del Ilmo. Ayuntamiento de Don Benito.


[1] “Necrología” en El Correo de la Mañana. Año XI, Número 3278, de fecha 9 de septiembre de 1924.

[2] Archivo Municipal de Don Benito, Gobierno Municipal, Ayuntamiento Pleno, Libro de Acuerdos, Año 1921.

[3] Archivo Municipal de Don Benito, Gobierno Municipal, Ayuntamiento Pleno, Libro de Acuerdos, Año 1921.

[4] Archivo Municipal de Don Benito, Gobierno Municipal, Ayuntamiento Pleno, Libro de Acuerdos, Año 1924.

[5] Archivo Municipal de Don Benito, Gobierno Municipal, Ayuntamiento Pleno, Libro de Acuerdos, Año 1924.