Juan Sánchez-Cortés Dávila

Nace en Don Benito el 1 de julio de 1906. Hijo del matrimonio formado por Aurelio Octavio Sánchez-Cortés y María Teresa Dávila.

A los 24 años era ya Abogado del estado, y como tal prestó servicios en la Delegación de Hacienda de Barcelona, y luego en Madrid, en distintos puestos. En 1942 fue designado Jefe de la Asesoría Jurídica del Instituto Nacional de Industria, órgano que tan decisiva participación tuvo en el proceso de la industrialización española, llevando muchas veces adelante frente a toda clase de resistencias y problemas. Ha sido también Presidente del Instituto de Estudios Fiscales y Presidente, así mismo, del Consejo de Administración de los Ferrocarriles Españoles de vía estrecha. Fue también Director General del Patrimonio Nacional, y ha dedicado no pocas reflexiones y trabajos a remediar uno de los fenómenos negativos más característicos de España: la ausencia de una conciencia social y lo que esa ausencia representa en el orden de la contribución fiscal.

Procedente de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas, Sánchez-Cortés figuró en ese grupo reducido de personas de vida pública a las que nadie discute sus méritos. Bondadoso y ecuánime, su cargo político de mayor relieve fue la Subsecretaría de Hacienda entre los años 1961 y 1965. Un grave accidente automovilista lo mantuvo retirado durante cierto tiempo de la política. Otros cargos que ha ocupado son: Delegado del Gobierno en Tabacalera, S.A., Vocal del Consejo de Administración del Instituto Nacional de Industria, Consejero del Reino, Procurador en Cortes (formando parte de las distintas ponencias y comisiones) y Presidente del Consejo Económico Sindical Interprovincial de Extremadura y Huelva.

Fue distinguido por el Gobierno de la Nación con las siguientes condecoraciones:

  • Encomienda de la Orden del Mérito Civil, otorgada por Su Excelencia el Jefe del Estado.
  • Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil (Decreto 1356/1960, de 18 de Julio).
  • Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar, con distintivo blanco (Decreto 1558/1960, de 15 de Julio).

Sánchez-Cortés prestó constantemente ayuda para resolver los problemas de Don Benito y su vecindario, en cuyo sentido se destaca: Construcción de edificio de nueva planta y Campo de prácticas anexo, para el Instituto Laboral de Don Benito; Construcción de edificio para los Servicios de Correos y Telégrafos; Subvenciones del estado para reparaciones y mejoras de las Iglesias Parroquiales; ampliaciones de edificios y otras necesidades de las Comunidades Religiosas de Ancianos Desamparados (Asilo) y Religiosas Amantes de Jesús e Hijas de María Inmaculada (Orfanato de niñas); y Resolución favorable de problemas del vecindario, especialmente en lo relativo a asistencia médico-quirúrgica en Hospitales y Centros Sanitarios de Madrid.

Su personalidad, meritísima en valores jurídicos-culturales, políticos, sociales y humanos rebasan las esferas local y provincial y le hacen figura destacada, en forma relevante, en el ámbito del Gobierno Nacional.

El 13 de Octubre de 1960, el Ilmo. Ayuntamiento de Don Benito le nombra Hijo Predilecto de la Ciudad.

El 22 de abril de 1968, el Ilmo. Ayuntamiento de Don Benito acuerda dar el nombre de Plaza de Sánchez Cortés a la Plaza pública que carecía sin nombre, sita entre la Avenida del Pilar y las calles Plumilla, Gargantilla y Chuco.

Fallece en Madrid el 20 de octubre de 1982.

DSC_0924

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s