Mariano Gallego Barrero

Resulta complicado escribir la biografía del alcalde Mariano Gallego Barrero (q.e.p.d), sin manifestar unos sentimientos de amistad, afecto y admiración, y sobre todo, teniendo presente su persona, su resignación ante su incuestionable enfermedad, su debilidad física, su valentía y su dedicación y entrega en acto de servicio al pueblo y sus gentes, sin reservas, con dedicación plena hasta el último momento de su vida, despachando asuntos municipales, sin pedir nada a cambio y, sin que nadie se lo exigiera, dejándonos su mayor virtud, su honestidad, “el legado más rico que una persona puede dejar” (Shakespeare).

Con esta sucinta biografía pretendo ofrecer el mejor perfil de nuestro alcalde Mariano Gallego y rendir mi pequeño homenaje al servidor público, al regidor carismático que trabajó con tesón y esfuerzo para poner en valor nuestra Ciudad exaltando su persona, y valorando la digna y hermosa tarea realizada durante los 20 años que tuvo la responsabilidad de gobernar la ciudad. Quiero enaltecer la actividad del incansable luchador que sacrificó horas de su vida personal y familiar por mejorar el bienestar económico y social de los dombenitenses, y honrar al hombre que defendió las causas nobles de los más humildes, y ayudó a los más necesitados.

Quiero ensalzar la excepcional fuerza de voluntad, la entereza y el valor con que superó el trasplante de corazón, el 19 de julio de 2004, a pesar de que no pudo ganar la batalla contra el cáncer, enfermedad que motivó su muerte, en su casa, la mañana del 10 de junio de 2015, a los 70 años de edad, rodeado de su familia, una familia excepcional que, como él decía, “solo me han dado satisfacciones, especialmente mi esposa con su discreción y su cariño”.

Mayo de 2015. El Presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, acompañado del Presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, hace entrega al Alcalde Mariano Gallego de una Placa en reconocimiento tras 20 años como Alcalde del PP de Don Benito

La muerte del que era alcalde en funciones, Mariano Gallego, un político de excelentes cualidades, causó un profundo sentimiento de tristeza y dolor en la ciudad, como ha quedado reflejado en la gran cantidad de artículos escritos en la prensa regional y nacional, obituario, comentarios y mensajes en las redes sociales, entre los que destacamos el del Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, expresando sus condolencias por el que fue el regidor de Don Benito durante 20 años.

Al multitudinario sepelio y funeral que se celebró en la Iglesia parroquial de Santiago Apóstol, oficiado por el Obispo de la Diócesis de Plasencia, Amadeo Rodríguez Magro, asistieron entre otras personalidades, el alcalde electo y sucesor de Mariano, el socialista José Luis Quintana Álvarez, quien, tras lamentar la muerte de su antecesor, manifestó que “será un verdadero honor para mí capitanear, como alcalde, los reconocimientos que el pueblo de Don Benito le realice”. También estuvieron presentes el Presidente del Gobierno de Extremadura y del Partido Popular regional, José Antonio Monago, quien enfatizó “la ausencia del amigo y compañero, un referente político del municipalismo para el PP”; el futuro presidente autonómico, Guillermo Fernández Vara, el alcalde de Villanueva de la Serena, Miguel Ángel Gallardo, los alcaldes de Badajoz, Mérida, Plasencia, alcaldes pedáneos, autoridades políticas y un gran número de emocionados y entristecidos dombenitenses que abarrotaron el templo. La enorme popularidad y el cariño que sentían por Mariano la mayoría de la población, quedó patente durante la celebración del funeral, con la intervención de un representante de los trabajadores del Ayuntamiento y de un antiguo compañero de corporación al manifestar sus sentimientos por el que fue “un defensor de los trabajadores, honesto y honrado, abogado de los pobres, fiel amigo y compañero…”, y en la sentida, conmovedora y  emotiva despedida que recibió el féretro al salir del templo, cubierto con la bandera de Don Benito y una cruz de flores, con ovaciones y gritos de los asistentes de “Alcalde” “Alcalde”, siempre estarás en nuestro recuerdo.

Mariano, el tercer hijo del matrimonio formado por los esposos Francisco e Isabel, vino al mundo, el 4 de septiembre de 1944, en Valdecaballeros (Badajoz), en el seno de una familia humilde y muy trabajadora.

De su infancia evocaba con mucho cariño la unión y la ayuda mutua que existía entre todos los miembros de su familia. Recordaba a su padre trabajando en lo que salía (lo mismo hacía de barbero que arreglaba unos zapatos), a su hermano Francisco – fallecido- y a sus hermanas Emilia y Guadalupe cosiendo. Nunca olvidó su pueblo de Valdecaballeros rodeado de sierras, los amigos y los juegos en las calles, las mujeres lavando la ropa en el río…

Con 10 años de edad, se fue a vivir a Villanueva de la Serena, donde sus padres abrieron un negocio de pescados congelados, y posteriormente una tienda de retales. En ambos establecimientos trabajó Mariano en las épocas de vacaciones.

De su formación académica conocemos que estudió en el Seminario de Talavera de la Reina. Después de cuatro años de estudios en la institución religiosa regresó a Villanueva de la Serena donde completó el bachillerato en la Academia que tenían los profesores doña Pilar y don Reyes. Finalizado el bachillerato superior Mariano quiere estudiar la carrera militar y se presenta a los exámenes de la Academia Militar de Zaragoza. No supera las pruebas, y es entonces cuando decide estudiar la carrera de Derecho en la Universidad de Sevilla.

En la capital andaluza, como muchos estudiantes, se costeó los estudios universitarios impartiendo clases particulares a domicilio hasta que obtuvo el título de abogado, a la vez que estudia, por libre, la carrera de Maestro en la Escuela de Magisterio de Badajoz, profesión que no llegó a ejercer de forma directa.

Con el título de abogado se inscribe en el Colegio Oficial de Abogados de Cáceres y Badajoz, y hace la pasantía, durante dos años, con el prestigioso abogado dombenitense don Juan Vicente Mena, hasta que abrió su propio bufete en la calle Granados nº 4, especializándose en derecho civil, penal y mercantil.

Su inquietud y su espíritu trabajador son los motivos por los que se presenta a unos exámenes del Ministerio de Educación y Ciencia para poder dar clases en los Institutos de Enseñanza Media. Obtiene el título de profesor y comienza a impartir clases de Formación Cívico-social y Política en el Bachillerato Nocturno, en el Instituto de Enseñanza Media “Luis Chamizo” de Don Benito; de esta época docente guardaba muy buenos recuerdos, sobre todo, del alumnado y del claustro de profesores.

El 28 de junio de 1973 contrajo matrimonio, en la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol de Don Benito, con la que fue el amor de su vida, Teresa Ruiz Díaz, mujer profundamente cristiana y su crítica más exigente, que le definía como “un tiarrón grande y noble con su “geniete” que persigue constantemente la justicia social”. El matrimonio establece su domicilio en la calle Granados y posteriormente se traslada a la calle Pedro Alfonso nº 6, formando una familia de cuatro hijos Verónica, Virginia, Nano y Ernesto, este último ya fallecido, y cuatro nietos que llenaban plenamente su tiempo libre.

No podemos dejar de evocar al hombre excepcional, al hombre vitalista, solidario y generoso en el que convivían lo popular y lo intelectual. Como persona podemos decir que no era presuntuoso, ni pedante. Fue un hombre fiel a su palabra,con ilusiones y comprometido socialmente con su tierra y sus gentes, admirado y respetado por sus compañeros de profesión y partido. Ha sido reconocida su honradez y su respeto a la diversidad cultural, religiosa y afectivo-sexual. Como creyente convencido y comprometido, fue un entusiasta de Jesucristo, por ser el precursor de la doctrina social actual, y porque supuso una revolución total en la concepción del mundo. Y como gesta épica insuperable, admiraba el descubrimiento de América.

Entre sus aficiones le gustaba leer a los clásicos, Platón, Sócrates, las Epístolas de Séneca, Cicerón, Miguel de Cervantes…, Para desconectar del despacho y de los asuntos del día, antes de irse a dormir, leía tebeos del Capitán Trueno, Roberto Alcázar y Piedrín, El Guerrero del Antifaz, Mortadelo y Filemón…. Otra de sus aficiones era ver películas del Oeste, escuchar cante jondo y música clásica (murió oyendo la Serenata de Schubert). También le gustaba ver los partidos de futbol. Y en el tema de las comidas prefería los huevos con patatas fritas, las migas y el cocido, y en tiempo de verano el gazpacho blanco de Valdecaballeros. 

Fue un eficaz gestor de gran proyección y entusiasta del progreso, que apostó por la excelencia y la calidad de vida de los dombenitenses, enfrentándose directamente a las vicisitudes y problemas cotidianos y extraordinarios del municipio, con valentía y soluciones alternativas. Fue muy exigente con quienes le rodeaban funcionarios, técnicos, trabajadores y compañeros de partido, dejándose llevar a veces de un carácter fuerte e impulsivo. A pesar de ello, fue capaz de llegar a buen entendimiento en multitud de proyectos de toda índole que han beneficiado a la población. Coherente con su tiempo se mostró solidario y generoso con los más necesitados. Precisamente, una de las actuaciones de las que siempre se sintió orgulloso es la Casa de Acogida de Don Benito, que gestiona Cáritas, inaugurada el 19 de febrero de 2010.

El resto de su currículum se completa, a lo largo de su dilatada y fructífera vida pública, con la intensa actividad que ha protagonizado al servicio de los dombenitenses a lo largo de las 9 legislaturas democráticas comprendidas desde 1979 a 2015, siendo el único dirigente que se ha mantenido activo en la arena política, de todos los hombres y mujeres que se involucraron y asumieron la responsabilidad de poner en marcha el primer Ayuntamiento democrático de la Ciudad, en abril de 1979.

1979. Los concejales de UCD, José Luis Viñuela, Mariano Gallego y Manuel Aguas, durante un Pleno Municipal en el Ayuntamiento de Don Benito. Foto: DISANCOR

Su participación en el campo político comenzó en los albores de la democracia en el partido de la Unión de Centro Democrático (UCD), siglas con las que obtuvo el acta de Concejal de la Corporación Municipal de Don Benito en la legislatura de 1979-1983, presidida por el socialista León Romero Verdugo, desempeñando el cargo de presidente de la comisión informativa de la Mancomunidad Don Benito-Villanueva. Cuando la anterior formación política desapareció, se afilió al Centro Democrático Social (CDS), de Adolfo Suárez, obteniendo el acta de Concejal del Consistorio local para la legislatura de 1987-1991, presidida por el socialista José Luis Viñuela Díaz, y el acta de Diputado de la Diputación Provincial de Badajoz, formando parte de la Comisión de Cooperación en Obras y de la Comisión de Acción Social, entre otras.

Como afiliado al Partido Popular (PP), logró el acta de Concejal en las elecciones del 26 de mayo de 1991 para la legislatura 1991-1995, que presidió el alcalde José Benito Sierra Velázquez, y el acta de Diputado Autonómico para la Asamblea de Extremadura, donde desempeñó el cargo de Secretario 2º de la Mesa de la Asamblea, Secretario 2º de Junta de Portavoces, y Secretario de la Diputación Permanente. En las tres siguientes legislaturas, 1995-1999, 1999-2003, y 2003-2007, volvió a obtener el acta de Diputado Autonómico formando parte de las Comisiones Permanentes Legislativas de Gobernación y Justicia, la de Reforma del Estatuto de Autonomía de Extremadura, Secretario de la Comisión Permanente no Legislativa del Estatuto de los Diputados, miembro de la Comisión Permanente Legislativa de Gobernación y Justicia, de la Comisión del Desarrollo Rural y de la Organización Administrativa Interior y de Justicia.

Por fin en los comicios del 28 de mayo de 1995, encabezando la candidatura del PP, obtiene nueve concejales, que con el apoyo de los dos concejales del partido de los Socialistas Independientes de Extremadura (SIEX) logra el cargo de Alcalde Presidente del Ilmo. Ayuntamiento de Don Benito, el 23 de junio de 1995. En los cuatro comicios siguientes renovó el cargo de Alcalde, con la mayoría absoluta de 11, 12, 13 y 11 concejales, respectivamente.

Por último, desde las Elecciones Generales del 1 de abril de 2008 al 27 de septiembre de 2011 fue Diputado de las Cortes Generales alternando la alcaldía de Don Benito con la labor en el Congreso como vocal de las Comisiones de Justicia; de las Normas Procesales del Código Penal de la Segunda Instancia Criminal; de las Políticas Integrales de la Discapacidad, y de la Comisión de los Presupuestos Generales del Estado.

1995. El Alcalde Mariano Gallego en su despacho del Ayuntamiento

Mariano Gallego ha sido el alcalde que mayor número de años ha estado al frente del Consistorio desde que Don Benito tiene como índice la nómina de sus alcaldes (nómina que se inició con el Alcalde Mayor Juan González Alfonso, en 1754, reinando Fernando VI, y se prolonga hasta nuestros días), Ya enfermo, no concurrió a las Elecciones Municipales y Autonómicas del 24 de mayo de 2015, en las que el candidato socialista José Luis Quintana Álvarez logró la mayoría absoluta con 13 concejales.

El 29 de mayo de 2015, en el último pleno ordinario que presidió, se despidió de la Corporación Municipal apelando a la honradez y a los valores éticos, con estas palabras: “Tengo fuerza de voluntad, pero llega el momento en que uno dice que esto se ha terminado. Nosotros somos personas que pasamos con mucha más rapidez de lo que parece, pero las instituciones quedan, al igual que nuestros actos. En la vida, hay que tener principios que están al margen de la legislación. Me voy con la conciencia tranquila y con la satisfacción del deber cumplido. Y pido disculpas a todo aquel que he podido fallar”.

Su ausencia nos hace volver la mirada a los últimos 20 años de la historia de Don Benito, sin duda unos de los más fecundos de la Ciudad. Gracias a su actividad y al conocimiento que tenía de todos los resortes de la administración pública logró, con sus luces y sus sombras, mejorar el bienestar social de la población y el progreso de la Ciudad. Es obvio que ha sido el gestor municipal que impulsó la actual imagen de la Ciudad, a pesar de su genio y sus, a veces, impulsiva dureza, liderando importantes cambios en todos los ámbitos: demográficos, urbanísticos, industriales, económicos y culturales.

Mariano, conociendo la férrea voluntad de los habitantes de Don Benito, la riqueza exuberante de sus tierras, y sabiendo que la labor de una persona perdería eficacia, sin la asistencia de todos, estableció alianzas con los sectores económicos y sociales de la población para la creación de los polígonos industriales empezando por el de “Cepansa”, seguido de las naves de los agricultores, “Las Cumbres” y “San Isidro”. Polígonos que han sido y son el fundamento de la transformación de Don Benito de una Ciudad eminentemente agrícola a una Ciudad industrial y de servicios, y una de las poblaciones de mayor atracción gravitatoria de Extremadura en todos los ámbitos. Según don Ramón Tamames, Catedrático de Estructura Económica de la Universidad Autónoma de Madrid, Don Benito cuenta “con los mejores polígonos de España, junto con los de San Sebastián de los Reyes y de superficie mayor que el casco urbano”.

Vista aérea del Polígono Industrial Cepansa. Foto: Ayuntamiento de Don Benito
Vista aérea del Polígono Industrial Las Cumbres. Foto: Ayuntamiento de Don Benito
Vista aérea del Polígono Industrial Isaac Peral. Foto: Ayuntamiento de Don Benito
Vista aérea del Polígono Industrial San Isidro. Foto: Ayuntamiento de Don Benito

Aunque muchas son las cosas ponderables que en esta semblanza biográfica quedan fuera, no podemos olvidar la visita a Don Benito del entonces Príncipe de Asturias, hoy Felipe VI Rey de España, en junio de 1996, ni la celebración del Premio Nacional de Periodismo “Francisco Valdés”, ni la organización del Premio de Investigación “Santiago González” junto con la Asociación Amigos de la Cultura y el Círculo de Artesanos. Tampoco podemos soslayar algunos de los logros hechos realidad durante su mandato: el Museo Etnográfico, la Piscina Climatizada con SPA, la Plaza de Toros, la Granja Educativa “El Mansegal”, el Parque de Las Albercas, la rehabilitación de las Escuelas del Ave María, la puesta en valor del barrio de San Sebastián… La adquisición del Centro Educativo Municipal, el solar del Hospicio, el Albergue Juvenil “La Serrezuela” y el Salón de Plenos. A los que hemos de añadir los proyectos urbanísticos y las obras de infraestructura en la Avda. de Córdoba, Avda. del Valle, Avda. de Cánovas, Avda. de las Vegas Altas, ampliación del Cementerio, saneamiento de las calles Arroyazo, Avda. de la Constitución, Ramón y Cajal, Luna, Palomar…, entre otras.

Casa de Acogida “Virgen de las Cruces
Entrada al Museo Etnográfico. Foto: Sánchez Miranda Fotografía. Ayuntamiento de Don Benito
Vista aérea de la Plaza de Toros Multiusos Alcalde Mariano Gallego. Foto: Ayuntamiento de Don Benito
2006. Fotografía Oficial como Alcalde-Presidente del Ilmo. Ayuntamiento de Don Benito

Con la celebración de la efeméride del 150 Aniversario del título de Ciudad, en el año 2006, Mariano lideró el cambio de imagen de Don Benito, contando con la participación de empresas y ciudadanos. Se embellecieron las glorietas, fuentes y plazas con elementos escultóricos y ornamentales: el pórtico de piedra de granito, esculturas de Torre Isunza, escudos de la Ciudad, Diosa Ceres, la calabaza de granito, las bolas del mundo… Se celebraron infinidad de actos festivos y culturales, conferencias, conciertos, exposiciones, concursos, presentaciones de libros, nombramiento de Hijos Predilectos y Adoptivos, entrega del galardón Empresario del Año y reconocimiento a los trabajadores jubilados. Asimismo, se construyeron las Iglesias de San Isidro, de la Sagrada Familia y la de Ntra. Sra. de la Piedad. Se recuperó el monumento al Sagrado Corazón y se realizó el camino peatonal hasta la Ermita de la Virgen de las Cruces. Con motivo de la entrada del nuevo siglo XXI se hizo la rotonda con el monumento a nuestra Patrona la Virgen de las Cruces, y se la nombró Alcaldesa de Honor Perpetua de Don Benito, el 31 de octubre de 2003. Se fomentó el asociacionismo, las Escuelas de Artes Escénicas, etc.

Mariano Gallego, el alcalde que gobernó la Ciudad con dedicación plena, rigor, firmeza, responsabilidad y experiencia demostrada, estandartes y motores de su acción de gobierno, será conocido por las futuras generaciones como uno de los gestores más trascendentes de la historia de Don Benito.

El actual alcalde, José Luis Quintana Álvarez, cumpliendo su palabra de “capitanear los reconocimientos que el pueblo de Don Benito realice a Mariano”, el 10 de septiembre de 2015, en presencia de la familia, amigos y un numeroso público presente, aludiendo a las cualidades y valores expuestos que identifican a Mariano, protagonizó un acto de generosidad y de justicia histórica e institucional descubriendo un monolito conmemorativo con el nombre del que fue nuestro alcalde durante 20 años, y denominando a la plaza de toros “Plaza de Toros Multiusos Alcalde Mariano Gallego”.

Por último, la Corporación Municipal, en pleno extraordinario, el viernes 27 de noviembre de 2015, hizo realidad la petición solicitada por los vecinos, colectivos, entidades y personas jurídicas de la Ciudad, aprobando, por unanimidad, el nombramiento de Hijo Adoptivo de la Ciudad de Don Benito, a título póstumo, a don Mariano Gallego Barrero, conforme a la regulación contenida en el Reglamento de Honores y Distinciones de la Ciudad.

Familiares con la credencial del título de Hijo Adoptivo de la Ciudad. Foto: Sánchez Miranda Fotografía. Ayuntamiento de Don Benito

Finalizo felicitando al Ayuntamiento por haber celebrado este justo y merecido nombramiento a Mariano Gallego Barrero, un Hijo Adoptivo que ha honrado y honrará a nuestra Ciudad. Hombres como él, luchador, eficaz, generoso y solidario, son los que debemos mirar y preservar en nuestra memoria.

Diego Soto Valadés

FUENTES

– Archivo Municipal de Don Benito.

– Asamblea de Extremadura.

– Diputación Provincial de Badajoz.

– Congreso de los Diputados.

– Diario HOY.

– Periódico Extremadura.

– Nuestra Comarca.

– Semanario Vegas Altas.

– Entrevista personal a su familia.

BIOGRAFIA PUBLICADA EN EL LIBRO “BIOGRAFIAS DOMBENITENSES II”